miércoles, 21 de abril de 2010

¡A por Madrid!


El pasado lunes, se presentaron los resultados de una encuesta en la Comunidad de Madrid para las elecciones autonómicas del año que viene.

La encuesta revela que el PP de Madrid bajaría más de cuatro puntos porcentuales pero, aún así, mantendría la mayoría absoluta debido al aumento de diputados en la Asamblea. La izquierda aumentaría ligeramente sus votos: el PSOE aumentaría a 47 diputados (actualmente 42), beneficiado también por la subida de escaños, e IU subiría a 13 (11 en 2007). UPyD por su parte no lograría el 5 % de los votos necesario para entrar en la Asamblea, logrando el 4.5 %.

Los resultados muestran que el PP de Madrid aunque está tocado por sus largos años en el poder, por la ambición personal de su presidenta, por el Caso Gürtel y por su lucha fratricida (Gallardón vs Aguirre) logra mantener su mayoría absoluta si bien perdiendo escaños. Además, de lograr UPyD entrar en la Asamblea, el PP se quedaría en tan sólo 65 diputados, justo lo necesario para lograr mayoría absoluta, no le sobraría ni un solo diputado como sí le sobran ahora.

Es importante señalar la subida de escaños de la Asamblea debido al aumento de población. De los 120 actuales, si las elecciones fueran el mes que viene, serían 128 y, para el año que viene, probablemente serán 130 escaños a repartir. No entiendo por qué se sigue aumentando el número de diputados. El Congreso de los Diputados lleva con 350 escaños desde 1977 y España tiene ahora más de diez millones de habitantes más que en 1977. No tiene sentido aumentar el número de cargos públicos y menos en la actual crisis. La representatividad no es más exacta por tener más o menos diputados. Un ejemplo es el País Vasco o Galicia. 75 escaños cada parlamento regional y así llevan mucho tiempo. En Euskadi la representatividad sí puede ser puesta en duda al tener cada provincia el mismo número de diputados (25) cuando Vizcaya tiene mucha más población que Álava por ejemplo.

En Madrid este problema no existe al ser una sola circunscripción electoral, es decir, los votos de toda la comunidad tienen impacto efectivo sobre los escaños.
Además, la encuesta señalaba que más de un 30 % de la población se opone al gobierno de Aguirre. Ésta lograba un 4.7 de valoración y era conocida por prácticamente un 100 % de los encuestados (99.8 %) mientras que Tomás Gómez, secretario general del PSM, lograba un 4.4 de valoración y era conocido por cerca del 60 %. El ex alcalde de Parla y alcalde más votado de España en las elecciones municipales de 2003 y 2007, aún tiene mucho que hacer para ser más conocido por los madrileños/as. El candidato de IU, Gordo, es el más valorado pero debido a que sólo le conoce el 16 % este resultado no tiene importancia real.

Hay deseo de cambio en los madrileños pero aún no confían plenamente en un gobierno socialista. Si no se gana el año que viene, estoy completamente convencido de que será en la siguiente convocatoria electoral, cuando Tomás Gómez sea conocido por la mayoría de los madrileños y el PP esté muy debilitado por llevar ya 20 años en el gobierno de la comunidad.

Aún así, animo a los madrileños a apostar por el cambio. Aguirre ya ha demostrado que no está interesada por los madrileños, un ejemplo claro es mi ciudad, Torrejón de Ardoz. La señora Aguirre no invirtió en Torrejón ni un euro hasta 2007, año en el que ganó el PP en la ciudad. Desde que tenemos un alcalde de su partido, Aguirre ha concedido las obras del hospital, del metro, de escuelas infantiles, etc. Una notable diferencia, pero, ¿Acaso todo eso no era necesario antes del 2007? Llevábamos años pidiendo a la comunidad el hospital y el metro e incluso había una parcela municipal reservada para el hospital (que es donde finalmente se está construyendo el hospital). Aguirre no está interesada en Madrid sino en su ambición personal. Confía en lograr los suficientes apoyos aquí para lanzarse a la presidencia del PP.

Sin embargo, ¡ella no sabe que los madrileños no somos ignorantes, que no nos vamos a dejar engañar y que el PSOE nunca se va a rendir en Madrid! ¡Vamos a ir a ganar estas elecciones aunque sea lo último que hagamos!

domingo, 11 de abril de 2010

Stop homofobia


Arabia Saudí, Afganistán, Irán, Mauritania, Nigeria, Sudán, Yemen. Poco tienen en común en estos países pero todos ellos coinciden en condenar a MUERTE a las personas homosexuales continuando así la sangrienta labor que antaño realizaban el Nazismo o la Santa Inquisición.

Por contrapartida, países como Bélgica, Canadá, España, Noruega, Países Bajos, Portugal, Sudáfrica, Suecia y varios Estados de EEUU. Reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo equiparándolo al heterosexual. Con este derecho fundamental, estos países comenzaron a reconocer la existencia de una minoría que estaba aplastada socialmente hasta ese momento, la comunidad LGTB.

Sin embargo, esta teoría de convivir parece imposible en los países con los que he comenzado el artículo. Esos Estados persiguen la homosexualidad tanto en el ámbito público como en el privado intentando mantener la “santidad” de la nación. Son Estados de poco o nulo carácter democrático pero, a pesar de esto, algunos de ellos son aliados fundamentales de Occidente, aliados nuestros.

Irán es el Estado que más ha protagonizado los medios en los últimos años. Sin embargo, las portadas se han concentrado en su programa nuclear y la persecución sanguinaria de homosexuales ha pasado más bien de puntillas por los medios occidentales.

Se ha asesinado a cientos de personas en los últimos años por su orientación sexual. Algo impensable en Occidente en pleno S. XXI, la horca, está bien presente en estos países para los homosexuales.

Que recuerden esto los ciudadanos y ciudadanas europeos que viven cómodamente en su burbuja occidental intentando ignorar lo que ocurre en otras partes del mundo no tan lejanas como creen.

Y que los homosexuales españoles y europeos recuerden que, pese a los logros conseguidos, aún queda mucho por hacer. Aún queda hasta que la sombra de la horca desaparezca definitivamente de la homosexualidad para no volver jamás.

(Artículo para el PSM-PSOE)