martes, 14 de agosto de 2012

London 2012 ya es parte de la Historia


 LONDON 2012

Lema: Inspire a Generation (inspira una generación)
Número de países participantes: 204 (misma cifra que Beijing 2008)
Número de deportistas: 10.919
Número de deportes: 26 (se eliminaron béisbol y sóftbol)

Ayer se celebró la clausura de los XXX Juegos Olímpicos de la Era moderna, celebrados en Londres, capital del Reino Unido. Los Juegos, inaugurados por la Reina Isabel II en 27 de Julio, han traído importantes récords mundiales y curiosas escenas. Ahora ya son Historia, vamos a hacer un análisis.

Londres consiguió ser sede olímpica en una de las votaciones (si no la más) reñida de la Historia del Comité Olímpico Internacional (COI). Además de Londres se presentaron otras cuatro grandes ciudades, de sobra conocidas mundialmente: París, Madrid, Moscú y Nueva York. En principio la capital británica partía con desventaja por detrás de París y Madrid, ciudades con un mejor proyecto como así lo valoró el COI en los meses previos a la elección.
Sin embargo, la geopolítica fue, como siempre, clave en la elección de la sede olímpica y, fuera de combate Moscú y Nueva York, Madrid perdió la tercera votación quedando sólo París y Londres. Ambas ciudades ya habían sido sede de los Juegos en dos ocasiones, si bien hacía décadas de la última vez (1924 en el caso de París y 1948 en el de Londres). Finalmente, Londres ganó a París por sólo cuatro votos.  

Una vez elegida, Londres se puso manos a la obra para tener listas todas las instalaciones a tiempo, como así fue.
La ceremonia de apertura fue especialmente británica: sencilla y lejos de la potencia de la de Pekín de hace cuatro años, que intentó apabullar al espectador mostrando el poderío de la nueva China. Londres no miró al futuro sino al pasado esplendoroso de Gran Bretaña. Los británicos prefieren mirar al pasado que al futuro, algo a tener en cuenta, pues en España quizá hemos pensado demasiado en estos últimos años en el futuro lo cual nos ha llevado a un grave fracaso.

Una vez comenzados los Juegos destacaron varias personas en especial y sobre todo dos son los que tengo en la retina: Michael Phelps y Usain Bolt, los mismos que en Pekín. Son los mismos pero en esta edición han conseguido lo que nadie había conseguido: Phelps ser el mejor deportista de la Historia olímpica al conseguir un récord de medallas (22 entre Atenas y Londres) y Bolt ser una auténtica bala humana al pulverizar todos los récords autodenominándose “leyenda”.

Por delegaciones la más grande fue la de Reino Unido con 558 atletas seguida de la de Estados Unidos (539) y Rusia (441). España se mantuvo en la media de ediciones anteriores y envió 282 deportistas (168 hombres y 114 mujeres).
Estas fueron las Olimpiadas de las mujeres: por primera vez todos los países incluyeron mujeres en su equipo, incluso naciones que nunca lo habían hecho como Arabia Saudita o Qatar.
El medallero fue una lucha entre Estados Unidos y China prácticamente hasta los últimos días de Juegos cuando Estados Unidos impuso su gran tradición olímpica sobre una menos asentada China que, aún así, todavía estaba muy impulsada por los Juegos de Pekín.
Así, Estados Unidos consiguió 104 medallas (por las 110 de Pekín) de las que 46 fueron de oro. China le siguió con 88 medallas (por las 100 de Pekín) siendo 38 de oro. Reino Unido acabó tercero en el medallero beneficiado por su carácter de anfitrión y consiguió aumentar de manera considerable sus medallas: 65 (29 de oro) frente a las 47 de Pekín. Rusia se descolgó de los tres primeros lugares por primera vez aunque tuvo más medallas totales que Reino Unido (82) y se acercó a China. Sin embargo, tuvo menos oros que Gran Bretaña aunque por poco (24).

Por detrás se colocaron las potencias europeas y austro-oceánicas: Corea del Sur, Alemania, Francia, Italia, Hungría (que consiguió con éxito colocarse entre los 10 primeros puestos) y Australia.

Dedicaré más tiempo a España ya que su papel en estos Juegos ha sido bastante especial. Por un lado, comenzó a mostrar grietas el sistema creado en Barcelona 92, férreamente centralizado y que había conseguido éxitos. A pesar de esto, España ha mantenido un buen nivel competitivo y ha conseguido 17 medallas, las mismas que en Atlanta 96, cuatro después del atracón de Barcelona, y sólo una menos que hace cuatro años en Pekín.

En el medallero España sí ha bajado bastante al tener sólo tres oros colocándose en el puesto 21º aunque detrás de países con bastantes menos medallas totales que España. El valor que yo le doy a una medalla de bronce es el mismo que a una medalla de oro puesto que no creo en la premisa estadounidense de que sólo el primero merece reconocimiento. España debe ser competitiva pero las medallas de playa y bronce merecen el mismo reconocimiento que las de oro.

Además de los tres oros, España ha tenido 10 medallas de plata y 4 de bronce. A esto hay que sumarle 30 merecidos diplomas olímpicos, muestra también del esfuerzo de muchos de nuestros deportistas que no consiguen medallas por poco, especialmente los 8 diplomas de 4º puesto, a un paso del bronce.

España empezó bastante mal en Londres. Tardamos cinco días en conseguir la primera medalla, algo que no sucedía desde Seúl 88 (cuando sólo tuvimos 4 medallas en total). Eso hizo que la primera medalla supiera tan bien además de porque fue en un deporte que llevaba años sin darnos una alegría: la natación. Este deporte está copado por estadounidenses, chinos y australianos especialmente pero en estos Juegos se han colado los europeos en los podios de natación, en especial Francia. España consiguió dos platas, ambas de la misma persona: Mireia Belmonte. Especialmente emocionante fue la primera, en 200 m mariposa. Una gran carrera con un descomunal esfuerzo la colocó primera pero un sprint de una nadadora china la dejó la plata, una merecidísima plata. Dos días después repitió éxito en 800 m libres, también con plata. Entre ambos días llegó la segunda medalla para España, también muy destacable ya que fue en una modalidad en la que nunca habíamos tenido medalla: el piragüismo en eslalon, es decir, en aguas bravas. Maialen Chourraut consiguió el bronce.   

Tras estas tres medallas hubo un parón de cuatro días sin ninguna medalla al caer en tenis y no tener ninguna medalla en este deporte. Pasados esos días llegó el
“supermartes” (7 de agosto) llamado así por la prensa con tres medallas de golpe, entre ellas el primer oro: Marina Alabau terminaba de arrasar en vela tras varias regatas y conseguía un gran oro en la modalidad RS:X (windsurf) que, lamentablemente, la federación española ha contribuido a que desaparezca en los próximos Juegos de Río. Ese mismo día Javier Gómez Noya hacía Historia al conseguir la medalla de plata en el triatlón masculino tras una durísima prueba. Nunca antes España había tenido una medalla en triatlón. Por último, la natación sincronizada entraba en acción ese día con un gran éxito: el dúo de Ona Carbonell y Andrea Fuentes competía con un precioso tango acuático y quedaba en segundo lugar, sólo detrás de las (parece) inalcanzables rusas.

Se empezaba a ver que estos iban a ser para España los Juegos de las mujeres y del agua, combinación perfecta: piragüismo, natación y vela han sido claves.
Pero las medallas no se pararon en ese día y siguieron cayendo al siguiente: otras tres medallas en el día del taekwondo. Un deporte muy practicado en España y llevaba sin medallas para España desde Sydney 2000. Joel González y Brigitte Yagüe pasaban a la final tras vencer a todos sus oponentes de manera especialmente espectacular en el caso de Joel. Éste consiguió el oro en un extraordinario combate y Brigitte quedó en plata tras ser derrotada por la representante china.
El día ya había comenzado de una manera excelente con la final de piragüismo C-1 1000 m con el gran David Cal que se convirtió en el deportista español más laureado de los Juegos Olímpicos al conseguir una plata que se sumaba a otras cuatro medallas ganadas en Atenas y Pekín.

El siguiente día continuaron los éxitos: el equipo femenino de waterpolo jugó la final contra Estados Unidos que perdió por lo que se quedó con la plata. Una plata que sabe realmente a oro ya que España por primera vez competía en el waterpolo femenino. Ese mismo día volvió a haber otra alegría femenina: Maider Unda conseguía una medalla de bronce en lucha libre, deporte en el que España nunca había tenido medallas anteriormente. Maider es un paradigma de que el sistema centralizado de Barcelona 92 comienza a mostrar grietas ya que su preparación fue fuera de los cauces oficiales y con un gran éxito. Aún más si se tiene en cuenta que era la única representante española en lucha.

El día 10 continuaron las medallas con otra más en taekwondo con Nicolás García que llegó a la final consiguiendo la plata. Así, España pasaba a ser una superpotencia en taekwondo al triunfar sus tres representantes. Ese mismo día el equipo de sincronizada luchaba para mantenerse en el podio puesto que a las inalcanzables rusas se unían unas competidoras brutales: China. Finalmente, y a pesar del increíblemente original ejercicio que realizaron las españolas, China se quedó con la plata y España obtuvo el bronce.

España llegaba así a 13 medallas a dos días de acabar los Juegos pero aún no habíamos terminado el medallero en Londres. El día 11, la víspera de la clausura, España lograba su tercer oro y de nuevo en el mar. El equipo formado por Tamara Echegoyen, Ángela Pumariega y Sofía Toro a bordo del Elliot 6m (categoría creada específicamente para estos Juegos ya que va a desaparecer en Río 2016) ganaba a Australia en una dura y ajustada final y conseguía que el himno de España sonara en la bahía de Weymouth.
También ese día Saúl Craviotto conseguía la medalla de plata en piragüismo K-1 200 m sumándola al oro conseguido a dúo en Pekín.
Por último, el equipo femenino de balonmano, también debutante como el de waterpolo, luchó por el bronce contra Corea del Sur, a la que derrotó tras un durísimo partido con dos prórrogas. De nuevo las mujeres conseguían engordar el medallero español.

Y llegó el día de la clausura de los Juegos pero aún quedaba una última medalla por conseguir, con una final muy esperada e inesperada. España vs. Estados Unidos.
Nadie dio un duro por la victoria española tras haber conseguido llegar a la final sufriendo hasta lo indecible frente a rivales como Gran Bretaña, Francia o Rusia. Sin embargo, el equipo masculino de baloncesto no eran unos recién llegados y mostraron a Estados Unidos, lo que es sudar para conseguir una victoria. Nunca una plata supo tanto a oro.

Otros deportes protagonizaron grandes fracasos, especialmente el fútbol, al que quizá se pretendió colocar el oro mucho antes de tiempo; el tenis, que se quedó por primera vez a 0 desde 1988; y el atletismo, en el que sólo Ruth Beitia se acercó al podio con un 4º puesto en salto de altura.

Otros deportes se acercaron mucho al podio como dos cuartos puestos en piragüismo, la rabia del cuarto puesto en el equipo de gimnasia artística, que hizo un gran ejercicio final; y el cuarto puesto también del dúo David Ferrer y Feliciano López.

Para España estos han sido los Juegos de las mujeres sin duda alguna: de 17 medallas, 11 han sido de mujeres, un record. Y ello, con menos representantes femeninas, lo que añade mérito a la hazaña.

Los Juegos de la XXX Olimpiada ya son parte de la Historia. Se abre el camino hacia Río 2016.

viernes, 10 de agosto de 2012

Breve Historia de los Juegos Olímpicos


  
Durante estos días estamos viviendo los XXX Juegos Olímpicos de la era moderna. Tras la elección del Comité Olímpico Internacional en 2005 de su sede, se celebran en la ciudad de Londres (United Kingdom) tras vencer en una reñida votación a Moscú, New York, Madrid y París.

El 27 de julio se abrieron los Juegos inaugurados por la Reina Isabel II. La ceremonia de apertura destacó por los guiños al pasado británico como país en el que nació la Revolución Industrial y con reconocimientos interesantes como al sistema público de salud de Gran Bretaña.

Los Juegos Olímpicos son un escaparate perfecto para demostrar el poderío de un país. Así se entendió en cierto modo desde su creación y son muchos los ejemplos desde entonces. Desde el uso que les dio Hitler en 1936 al celebrarse en Berlín como propaganda del poderío de su III Reich a la lucha en el medallero entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante los largos años de la Guerra Fría.

Hace cuatro años los Juegos se celebraron en Beijing (Pekín), la capital de la ahora poderosa República Popular China. En ellos, China quiso demostrar al mundo su poderío que ya alcanza todos los ámbitos: desde el económico al cultural.

El medallero olímpico es un termómetro perfecto para analizar, en cierto modo, el poderío de las naciones y el peso que se le da al deporte en cada una de ellas. En Pekín 2008 ganó China a Estados Unidos por primera vez. El medallero no se considera por el número de medallas de cada país sino que el país con más medallas de oro es el primero seguido de los demás por su cantidad de oros. Si alguno empata, el que tenga más medallas de plata es el primero y, si empatan en oros y platas, el que tenga más bronces.

Así, China lideró el medallero hace cuatro años con nada menos que 51 oros, seguido muy de lejos por Estados Unidos con 36 (aunque con más medallas totales, 110, por 100 chinas). Por otro lado, parece demostrado que el país anfitrión dobla su número de medallas respecto a la edición anterior. Y así lo está comprobando Reino Unido en esta edición, al ir tercero en el medallero, sólo detrás de China y Estados Unidos.

Cada edición olímpica (XXX con la de Londres 2012) ha tenido sus características propias de acuerdo a la organización de cada país. En los primeros años los Juegos Olímpicos eran un evento minoritario y sobre todo participaban países europeos (con la excepción de Estados Unidos, que participó desde el primer momento). Especial es el caso de Grecia que, evidentemente, al haber sido la cuna de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad ha participado en todos y cada uno de los JJOO desde 1896.

España tenía un papel discreto en los JJOO hasta que Barcelona fue elegida sede de los Juegos de 1992 gracias al esfuerzo de todas las autoridades españolas y a la Transición democrática. Desde entonces, España ha mantenido un buen nivel de resultados en todas las ediciones.

 Por ediciones:

Atenas 1896

La primera edición de los Juegos Olímpicos desde los de la Antigüedad, prohibidos por el Imperio Romano en el S. IV d. C. Fueron promovidos por el barón Pierre de Coubertin, considerado el padre de las Olimpiadas modernas. Qué mejor lugar para recuperar los Juegos que Grecia, su patria, y en concreto Atenas (aunque los de la Antigüedad se celebraban en la ciudad de Olimpia, de ahí su nombre).

Pocos fueron los países que participaron en esta primera edición. Hubo 241 atletas (todos masculinos) de 14 países en 9 deportes distintos. Fueron inaugurados por el Rey Jorge I de Grecia y se consideraron todo un éxito y prueba de ello fue su continuidad.

En el medallero lideró Estados Unidos aunque Grecia fue la nación con más medallas con diferencia en su calidad de país anfitrión. Alemania, Francia y Reino Unido les siguieron. España no participó en esta primera edición.

París 1900

La segunda edición de los JJOO se celebró en París, capital de Francia, entre los meses de mayo y octubre. Tras el éxito de Atenas el número de países aumentó considerablemente a 26, el de atletas a 1.225 habiendo 19 mujeres y el de deportes a 20. Se decidió celebrarlos en París por iniciativa de Pierre de Coubertin a pesar de que algunos delegados del COI apostaban porque fueran siempre en Grecia. Sin embargo, los problemas financieros, entre otros, motivaron el ir cambiando de sede cada cuatro años.

Lideró el medallero Francia con diferencia seguida de Estados Unidos y Reino Unido. España participó por primera vez en los Juegos obteniendo una medalla de oro en la modalidad de pelota vasca, que no ha vuelto a ser deporte olímpico.

Saint Louis 1904

Esta tercera edición no destaca por ser un éxito. Por primera vez los Juegos salían de Europa, concretamente a Estados Unidos, al Estado de Misuri. Inicialmente iban a celebrarse en Chicago pero la celebración de la Exposición Universal en Saint Louis, por aquel entonces una influyente ciudad comercial, motivó que se solaparan con dicha Exposición quedando subsumidos a ésta.

La participación fue muy baja, sólo 13 países, debido a la lejanía de la sede y a que la mayoría de los países participantes eran europeos. Participaron 687 atletas de los que sólo 42 eran de fuera de Estados Unidos.

El medallero, por tanto, fue abrumadoramente de Estados Unidos y los demás países participantes obtuvieron sólo un puñado de medallas.
Para terminar el desastre, en el desfile inaugural se mostró a los espectadores miembros de razas supuestamente inferiores. Pierre de Coubertin calificó estos hechos como un “espectáculo bochornoso”.

Londres 1908

Tras el desastre de Saint Louis, los Juegos volvieron a Europa, a la capital del entonces poderoso Imperio Británico. Londres 1908 se considera la salvación de los Juegos tras dos ediciones muy irregulares ya que fueron todo un éxito de participación y organización. En principio Roma iba a ser la sede pero la erupción del Vesubio motivó el cambio.

Participaron 22 países y 2.035 atletas en 21 deportes. Fueron inaugurados por el Rey Eduardo VII. España, como en Saint Louis, no participó. El medallero fue dominado por Reino Unido seguido de lejos por Estados Unidos.

Estocolmo 1912

Los quintos Juegos Olímpicos fueron en esta edición en el norte europeo y en vísperas de la II Guerra Mundial. Participaron más países (28) y atletas (2.547).

Fueron inaugurados por el Rey Gustavo V de Suecia y tuvieron como interés el hecho de que desaparecieron deportes como el boxeo, prohibido en Suecia.
El medallero lo lideró Estados Unidos aunque con Suecia muy cerca. De nuevo el país anfitrión aumentaba considerablemente sus resultados. España de nuevo no participó.

Berlín 1916

Poco hay que decir de estos Juegos ya que no se celebraron al ser cancelados debido a la Primera Guerra Mundial.

Amberes 1920

Tras ocho años sin Juegos debido a la Gran Guerra, los Juegos se recuperaron en 1920 en la ciudad de Amberes, en Bélgica, como muestra de reconocimiento a los muertos y heridos en la Primera Guerra Mundial, en especial a los belgas.

Sin embargo, el rencor de los vencedores impidió que los vencidos, en especial Alemania, pudieran participar en esta edición. Aún así, el número de países participantes fue alto, de 29, con 2.669 atletas en total. Fueron inauguraos por el Rey Alberto I de Bélgica.

En el medallero dominó Estados Unidos, seguido por Suecia, aún impulsada por haber sido la anfitriona en los últimos Juegos. España participó con bastante éxito al conseguir dos medallas de plata.
Como dato interesante destacar que por primera vez se izó la bandera olímpica, con cinco aros entrelazados representando a los cinco continentes. Desde entonces se ha utilizado sin excepción.

París 1924

París se convirtió en la primera ciudad en albergar unos Juegos Olímpicos más de una vez. Tras la edición de 1900, muy mejorable, Pierre de Coubertin dio una última oportunidad a su ciudad natal y París cumplió tras imponerse a otras ciudades. Fueron un éxito de participación con 44 países y más de tres mil atletas, entre ellos 136 mujeres.

En el medallero lideró una vez más Estados Unidos con diferencia seguido curiosamente por Finlandia, empatada con la anfitriona, Francia. España participó pero no consiguió ninguna medalla.

Ámsterdam 1928

Tras dos intentos fallidos, Holanda consiguió por primera vez (y última) los Juegos Olímpicos. Participaron 46 países y de nuevo más de tres mil atletas confirmándose el asentamiento de los Juegos Olímpicos como evento mundial.

Entre las principales novedades están que por primera vez el desfile inaugural fue encabezado por Grecia, como país creador de las Olimpiadas y cerrado por el país anfitrión, que Alemania fue readmitida tras 16 años sin participar y que  por primera vez se realizó el encendido de la antorcha olímpica, tradición que perdura hasta hoy.

Estados Unidos volvió a liderar el medallero seguido por Alemania y Suecia. España participó ganando una medalla de oro.

Los Ángeles 1932

Tras varias ediciones consecutivas en Europa, por segunda vez los Juegos Olímpicos salieron del Viejo Continente hacia América, en concreto la ciudad de Los Ángeles, en el Estado de California. Sin embargo, la lejanía de la sede y la Gran Depresión provocaron que el número de participantes se redujera a 37 y a 1.332 atletas.

Lideró el medallero el anfitrión, Estados Unidos, con diferencia, seguido de Italia y Francia. España participó obteniendo una medalla de bronce.

Berlín 1936

Tras haber tenido que cancelar los Juegos de 1916, Berlín finalmente fue sede olímpica. Estos Juegos estuvieron muy influenciados por la situación política del momento, extremadamente tensa. Además, Hitler aprovechó para utilizar los JJOO como escaparate del poderío de su III Reich. Aún así, el número de participantes fue muy alto, de 49 países y más de cuatro mil atletas.
Como anécdota cabe destacar el hecho de que en atletismo ganó un estadounidense negro sobre el atleta alemán. Hitler salió de la tribuna, ¿Cómo iba a dar la mano a un negro?

En el medallero sin embargo Alemania lideró seguida por Estados Unidos. España no participó: unos días antes del comienzo de los Juegos había empezado la Guerra Civil.

Helsinki 1940

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial en 1939 impidió la realización de los Juegos en Helsinki.

Londres 1944

Cuatro años después continuaba la guerra mundial, que no finalizaría hasta un año después por lo que los Juegos programados en Londres también fueron cancelados.

Londres 1948

Finalmente, tras doce años de parón olímpico por la Segunda Guerra Mundial, se volvieron a celebrar los Juegos en Londres, en plena posguerra. Esto marcó profundamente la Olimpiada ya que los atletas hasta tuvieron que alojarse en antiguos barracones militares al encontrarse la ciudad todavía con numerosos desperfectos tras la guerra. Así, estos Juegos fueron llamados los “Juegos de la austeridad”. Sin embargo, la participación fue muy alta: 59 países y más de cuatro mil atletas en 17 deportes.

Fueron inaugurados por el Rey Jorge VI en el famoso estadio de Wembley.
Lideró el medallero Estados Unidos, como ya era habitual y más ahora reforzado tras la victoria en la guerra mundial. Le siguieron de lejos Suecia y Francia. España, también sumida en una dura posguerra, obtuvo una medalla de plata.

Helsinki 1952

Sólo cuatro años después la situación mundial había cambiado, y mucho. La Guerra Fría había comenzado e iba a marcar también los Juegos Olímpicos en las décadas siguientes. Fue elegida como sede Helsinki, capital de Finlandia, que había tenido que cancelar las Olimpiadas de 1940.

Aumentó aún más el número de países participantes (69) al debutar la Unión Soviética, China e Israel y regresar Alemania (en el equipo unificado) y Japón. Los Juegos de Helsinki destacan por haber sido en los que más récords se batieron (hasta que en Pekín 2008 se superaron esas marcas).

En el medallero volvió a liderar Estados Unidos pero, como síntoma de la Guerra Fría, el debut de la Unión Soviética fue exitoso y siguió de cerca al número uno. España volvió a conseguir una medalla de plata. 

Melbourne 1956

 Estos Juegos trajeron novedades. Por primera vez los Juegos ampliaban horizontes al ir por primera vez a Oceanía y, por tanto, al Hemisferio Sur. Así, los Juegos se celebraron en el verano austral (es decir, cuando en el Hemisferio Norte es invierno). Australia se convertiría en una potencia olímpica que perdura hasta hoy.

Estos Juegos tuvieron novedades importantes como que son los únicos que han sido en dos ciudades distintas al ser las pruebas de hípica en Estocolmo, Suecia, debido a las reglas de cuarentena de Australia. Participaron 67 países.

Además, varios países hicieron boicot a estos Juegos debido a la invasión de Hungría por la Unión Soviética, que sí estuvo presente.
El medallero fue liderado por la Unión Soviética seguida de cerca por Estados Unidos. Los demás países quedaban por detrás de las dos superpotencias. España contribuyó al boicot por lo que no participó en Melbourne pero sí en los eventos ecuestres en Estocolmo, aunque no obtuvo medalla.

Roma 1960

 Por primera vez los Juegos Olímpicos se celebraban en Italia y concretamente en la ciudad que acabó con los Juegos de la Antigüedad. Roma ya había sido nombrada sede en 1908 pero tuvo que renunciar por la erupción del Vesubio que obligaba a Italia a concentrar sus esfuerzos en la recuperación de la zona. En Roma 60 se superó el número de participantes y se llegó a 83 países y más de 5.300 atletas.

Como datos interesantes destacar que estas serían las últimas Olimpiadas para Sudáfrica al ser vetada por el régimen del Apartheid.
El medallero fue liderado nuevamente por la Unión Soviética, que amplió distancias respecto a Estados Unidos, que continuó segundo. El tercer lugar Italia beneficiada por su condición de anfitriona. España consiguió una medalla de bronce.

Tokio 1964

Siguiendo el cambio de continentes que se practicaría desde 1952, los Juegos pasaron por primera vez a Asia y, en concreto, a Japón, una de las grandes derrotadas en la Segunda Guerra Mundial pero que se había recuperado de manera espectacular gracias a su alianza con Estados Unidos.

Participaron 93 países y más de cinco mil atletas. El momento más emotivo de la Olimpiada fue cuando realizó el último relevo en el estadio un atleta japonés nacido el día que fue lanzada la bomba atómica sobre Hiroshima, que marcaría el fin de la Segunda Guerra Mundial. Además, fueron los primeros Juegos en ser televisados en directo y en color.

Estados Unidos recuperó la supremacía en el medallero aunque la Unión Soviética tuvo más medallas totales. Japón quedó tercero en el ranking. España participó pero no consiguió medallas.

México 1968

Los Juegos volvieron a América pero con importantes novedades. Fueron los primeros Juegos en celebrarse en un país en vías de desarrollo, los primeros en un país hispanohablante y, a falta de celebrarse los de Río 2016, los únicos en Hispanoamérica.

Participaron 112 naciones y más de 5.500 atletas en 20 deportes. Fueron en el mes de octubre debido al régimen pluvial que rige la Ciudad de México. Por primera vez participaron por separado las dos Alemanias.

Dominó el medallero Estados Unidos seguido a cierta distancia por la Unión Soviética. Japón se mantendría en tercer lugar. España, como en la edición anterior, participó pero no consiguió medallas.

Múnich 1972

Los Juegos volvieron a Europa y en concreto a la República Federal de Alemania como reconocimiento al fin de las hostilidades con dicho país, por entonces dividido en dos repúblicas y separado por el famoso Telón de Acero.

Estas Olimpiadas estuvieron marcadas por la tragedia. Un grupo de terroristas palestinos secuestró y asesinó a varios atletas israelíes causando una masacre. Sin embargo, los Juegos continuaron con relativa normalidad tras ser suspendidos durante 24 horas.
A pesar de los sucesos, los Juegos fueron un éxito en participación con 121 países y más de siete mil atletas. Hay que destacar que fueron los últimos Juegos antes de la época de los grandes boicots olímpicos.

En el medallero dominó la Unión Soviética seguida por Estados Unidos y las dos Alemanias que, juntas, superaban a USA. España consiguió una medalla de bronce después de una sequía de doce años.

Montreal 1976

Con Montreal 76 comenzaron los grandes boicots a los Juegos Olímpicos por parte de algunos países que perduraron hasta 1992. En los de Montreal, Canadá, el boicot provino de más de 20 países africanos en protesta porque Nueva Zelanda hubiera jugado contra Sudáfrica (vetada por su política del Apartheid) y no hubiera sido excluida de los Juegos. Tras la negativa del COI a excluir a Nueva Zelanda, 24 países africanos se retiraron de las competiciones seguidos de otros como China.

Por esto, el número de participantes bajó a 92 países y seis mil atletas. Fueron inaugurados por la Reina Isabel II, en su papel de reina de Canadá.
En el medallero lideró la Unión Soviética seguida por la República Democrática Alemana (Alemania Oriental), aunque Estados Unidos fue el segundo con más medallas. La Alemania Occidental quedó cuarta. España, ya sumida en la Transición democrática, siguió sin despegar en el ámbito olímpico pero consiguió dos medallas de plata.

Moscú 1980

Esta edición de los Juegos Olímpicos fue lamentablemente muy influenciada por la división causada por la Guerra Fría. Estados Unidos y muchos de sus aliados políticos hicieron boicot a los Juegos celebrados en la capital de la Unión Soviética y no acudieron. Otros de los aliados de Estados Unidos sí acudieron aunque apoyaron el boicot al no aparecer bajo sus banderas nacionales sino bajo la olímpica. Fue el caso de países como Francia, Reino Unido, Australia o España.

Así, el número de países participantes fue de 80 con algo más de cinco mil atletas en 21 deportes. Entre lo más destacado fue que se impulsó por primera vez la mascota olímpica, en este caso el oso Misha.

En estas circunstancias, la Unión Soviética arrasó en el medallero seguida por sus aliados, la República Democrática Alemana, Bulgaria y Cuba. España dio un espectacular salto en el medallero al conseguir 6 medallas fruto de la disminución del número de participantes y del cambio político que se estaba dando en el país del cual resultaría un mayor esfuerzo deportivo. De las 6 medallas, una fue de oro, tres de plata y dos de bronce.

Los Ángeles 1984

No tuvo que esperar mucho la Unión Soviética para devolvérsela a Estados Unidos. En la siguiente edición, celebrada en Los Ángeles, el boicot se invirtió y fueron la Unión Soviética y sus aliados los que no acudieron a los Juegos. Sólo hubo alguna excepción en el campo soviético. Así, fueron 140 los países participantes y más de 6.800 atletas en 23 deportes.

Como cuatro años atrás, fue el anfitrión, libre de su principal rival, el que arrasó en el medallero. Le siguió muy de lejos Rumanía, único país del bloque soviético que participó, obteniendo su mejor resultado en unos Juegos Olímpicos. España siguió la estela de cinco años atrás y consiguió cinco medallas, de las que una fue de oro, dos de plata y dos de bronce.

Seúl 1988

Lema: Harmony and progress (armonía y progreso)

Esta fue la última Olimpiada en celebrarse en el marco de la Guerra Fría. Sin embargo, a diferencia de las ediciones anteriores, muy pocos países boicotearon la edición (Corea del Norte y Cuba entre ellos). Así, hubo 159 países participantes y más de 8.400 atletas en 23 deportes.

La Unión Soviética lideró el medallero seguida por la República Democrática Alemana y Estados Unidos, empatadas. El anfitrión, Corea del Sur, quedó en cuarta posición. España fue perjudicada por el aumento brusco de participantes y obtuvo cuatro medallas, una de oro, una de plata y dos de bronce.

Barcelona 1992

Lema: Amigos para siempre/Amics per sempre

Estos Juegos Olímpicos destacaron por muchas cosas. En primer lugar fueron los primeros Juegos sin boicots desde los de 1972. En segundo lugar fueron los primeros tras el fin de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética y del Bloque comunista y, por último, se alcanzó un record en cuando a países participantes (169) con más de nueve mil atletas en 24 deportes.

Asimismo, Sudáfrica volvió a competir tras el fin del régimen del Apartheid y la mayoría de las ex repúblicas soviéticas compitieron en el Equipo Unificado.  Lo Juegos fueros inaugurados por el Rey Juan Carlos I.

El medallero lo lideró el Equipo Unificado continuando el alto nivel de la antigua Unión Soviética. Lo siguió de cerca Estados Unidos, seguido por Alemania, ya reunificada. España se benefició de su condición de anfitrión y de la excelente organización de los Juegos y obtuvo 22 medallas en total superando todos sus anteriores registros. De ellas 13 fueron de oro (con lo que fue sexta en el medallero), 7 de plata y 2 de bronce.

Atlanta 1996

Lema: The celebration of the Century (la celebración del Siglo)

Con ocasión del centenario de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna, Atenas intentó ser de nuevo la sede olímpica pero perdió en la votación del COI frente a la estadounidense Atlanta. De nuevo la rotación continental se impuso. Participaron más países tras la desmembración de la Unión Soviética, Yugoslavia y Checoslovaquia y se alcanzaron las 197 naciones con más de diez mil atletas en 26 deportes.

La caída de la Unión Soviética dejó vía libre a Estados Unidos en el medallero en el que se impuso con rotundidad debido también a su carácter de anfitrión. Le siguieron de lejos Rusia, el país más grande y fuerte de la antigua Unión Soviética, y Alemania aunque China ya comenzaba en estas Olimpiadas a aparecer con fuerza. España mantuvo el éxito de Barcelona 92 y obtuvo 17 medallas, de las cuales 5 fueron de oro, 6 de plata y 6 de bronce.

Sydney 2000

Lema: Share the spirit (comparte el espíritu)

Con esta edición los Juegos volvían después de décadas al Hemisferio Sur y de nuevo a Australia, en este caso a la ciudad de Sydney. Esto motivó que los Juegos se celebraran en septiembre debido al ya mencionado invierno austral (que en septiembre da paso a la primavera).
El número de países participantes aumentó un poco más, a 199 y el número de atletas se mantuvo. No así el de deportes, que aumentó a 28 (entre ellos el Triatlón).

 En el medallero siguió dominando Estados Unidos aunque en esta edición seguido muy de cerca por Rusia y, ya en tercer puesto, una China imparable. Australia alcanzó el cuarto puesto como país anfitrión. España bajó un poco en el escalafón y consiguió 11 medallas de las que 3 fueron de oro, 3 de plata y 5 de bronce.

Atenas 2004

Lema: Welcome home (bienvenidos a casa)

El lema lo deja claro: los Juegos volvían, 108 años después, a su tierra natal tras haber perdido la votación para su celebración en 1996. El evento estuvo lleno de referencias a los Juegos de la Antigüedad y destacó especialmente el hecho de que a los ganadores de medalla se les otorgó además una corona de laurel, como se hacía en los juegos antiguos.
Participaron 201 países con más de 10.600 atletas en 28 deportes, cifra de deportes que se mantuvo hasta los Juegos de este año, que volvió a 26.

En el medallero volvió a ganar Estados Unidos pero con un rival casi a su altura: China, preparada ya para los siguientes Juegos en su suelo. Rusia quedó en tercer lugar aunque segunda por número de medallas totales. España aumentó sus medallas a 19 aunque sólo 3 fueron de oro por 11 de plata y 5 de bronce obteniendo así un resultado satisfactorio.

Beijing 2008

Lema: One World, One Dream (un mundo, un sueño)

Por tercera vez los Juegos iban a Asia y esta vez la sede era la capital de una nueva y poderosa potencia mundial: China. Su ceremonia de apertura ya dejó claro que los Juegos iban a ser utilizados como una muestra clara del poderío del país y de su futuro. Y así fue a pesar de algunos problemas como la contaminación o las acusaciones de violación de los derechos humanos en la República Popular.

Por lo demás los Juegos fueron un éxito participativo y organizativo. 204 países participaron (todo un record) con casi once mil atletas. Incluso países enemistados con China como Taiwán (autodenominada República de China, los restos de los perdedores de la guerra civil china entre los nacionalistas y los comunistas) acudieron al evento por lo que no hubo ningún boicot al estilo de los de la Guerra Fría. 

El medallero mostró fielmente la situación mundial: China lo lideró al ser el país con más oros (51) pero Estados Unidos siguió siendo el que tuvo más medallas totales (110 frente a las 100 de China pero con 36 oros) confirmándose el hecho de que el país anfitrión siempre tiene un subidón de medallas. En tercer lugar quedó relegada Rusia, perdiendo peso deportivo. Reino Unido se preparó para ser la siguiente anfitriona con el cuarto puesto. España tuvo un muy buen resultado con 18 medallas de las que 5 fueron de oro, 10 de plata y 3 de bronce. 

En los próximos días habrá otra entrada específica sobre los Juegos de Londres 2012, que finalizan el domingo 12 de agosto.