viernes, 26 de septiembre de 2014

Microrrelato: La muerte de Messenger

Messenger, ese servicio de comunicación por Internet en los ordenadores, muere el próximo mes de octubre de manera definitiva después de resistir atrincherado en China. Ya desde el año pasado Messenger había desaparecido en el resto del mundo después de años de perder usuarios a favor de las redes sociales y de servicios semejantes como Skype, marca que precisamente absorbió Messenger (y por la que nunca he sentido predilección, quizá por haber suplantado a la red de mis años 2000).

Atrás quedaban catorce años de uso de un servicio que me acompañó en mi adolescencia. Por la noche recuerdo que todos íbamos poniéndonos en “ausente” a la hora de cenar, creando una curiosa comunidad. Horas con el ordenador utilizando Messenger, hablando con amigos cuando tan solo un rato después ibas a verlos en persona.

Los estados, los emoticonos, los avatares… y los zumbidos, términos nacidos con Messenger y que aún hoy utilizamos en las actuales redes sociales (aunque el zumbido, esa eficaz herramienta para recordar a tu interlocutor que estabas ahí si veías que te ignoraba, ha desaparecido con Messenger: demasiado agresivo para los estándares de la sociedad líquida en la que vivimos).
Como todo en la vida, iba a tener su principio y su final. En esta era digital hay algo que he aprendido, y es que todo es muy volátil y dura solo unos años. Ahora son Whatsapp, Facebook y Twitter los reyes de los servicios de comunicación pero, ¿para siempre? Parece impensable hoy que estas redes puedan desaparecer pero os aseguro que en 2006 nadie habría pensado que Messenger solo ocho años después iba a desaparecer superado por otros y sin que nadie le eche en falta.   



martes, 23 de septiembre de 2014

Geografía de España



España, contrariamente a lo que se cree en ocasiones en el extranjero, es un país muy complejo geográficamente no solo debido a su estratégica situación en una encrucijada entre el Atlántico y el Mediterráneo y a caballo entre Europa y África, sino también por su complicada orografía. Como muestra un sencillo dato: España es el segundo país en altitud media de Europa solo por detrás de Suiza (y sin incluir a microestados como Andorra o Liechtenstein). Por tanto, la creencia de que España es un páramo o un desierto es completamente errónea, por lo que este artículo es interesante sobre todo para personas no españolas que quieran ampliar sus conocimientos sobre mi país (aunque también puede servir de repaso a hispanos que tengan que refrescar un poco sus conocimientos en esta materia).

Climatológicamente hablando, España es muy variada. Tiene cuatro climas principales, cada uno de ellos con diferentes subtipos. Al tercio norte de la Península Ibérica destaca el clima oceánico, de lluvias abundantes y veranos e inviernos suaves. Es la España verde, mucho más húmeda que el resto del país. El resto de la España Peninsular es más seca al predominar un clima mediterráneo, lluvias irregulares con veranos calurosos e inviernos variables dependiendo de la zona. En el interior peninsular se produce un clima mixto mediterráneo y continental, por lo que los veranos son muy calurosos y los inviernos muy fríos con grandes contrastes entre ambas estaciones como es típico del clima continental. Sin embargo, la vegetación sigue siendo parecida a la del clima mediterráneo, por lo que se produce una combinación de ambos climas.
En la costa mediterránea, Islas Baleares y el sur es en donde se da el clima mediterráneo puro que comentaba antes: veranos calurosos e inviernos suaves con lluvias irregulares. Además, hay varias zonas en España que tienen un clima mediterráneo árido, es decir, escasísimas precipitaciones y vegetación adaptada a sobrevivir sin casi agua. Este clima es el predominante en Almería, Murcia y sur de Alicante además de partes de Zaragoza. Debido a ello en España está el único desierto cálido de Europa: el de Tabernas, en la provincia de Almería. 
El único clima frío existente en España es el de alta montaña (polar evidentemente no tenemos) que se da en las grandes cordilleras que existen en el país, como veremos más adelante. Se caracteriza por inviernos muy fríos y veranos suaves y por abundantes precipitaciones, muchas de ellas en forma de nieve debido a las bajas temperaturas.

Por último, en las Islas Canarias existe el clima tropical en su variante subtropical de dos formas: húmedo en las islas occidentales y seco en las orientales, por lo que estas islas pueden considerarse un continente en miniatura por sus características únicas.

La orografía de España se encuentra dominada por la Meseta Central, altiplano que ocupa la mayor parte del interior peninsular. Es una vasta superficie de altitudes superiores a los 500 metros sobre el nivel del mar pero bastante llana salvo por las cordilleras que la rodean o atraviesan, como veremos. Esta meseta se divide en dos partes por el Sistema Central, cordillera que cruza la Península de oeste a noreste y divide la Meseta Central en Submeseta Norte y Submeseta Sur. La Norte es más húmeda y elevada que la Sur, que tiene altitudes más moderadas pero, eso sí, siempre por encima de 500 metros. El Sistema Central tiene unos 600 km de longitud y está dividido en varias sierras: Gredos, Guadarrama y Ayllón. Su pico más alto es el Almanzor, con casi 2.600 metros. Algo más al sur hay otra cordillera relevante, los Montes de Toledo, aunque de menor altitud que el Sistema Central. 
La Meseta está delimitada por varias cordilleras que la separan de otras zonas de España. Las barreras físicas del país han sido determinantes a lo largo de la Historia y han producido que los españoles no sean un pueblo homogéneo sino muy diferente según la región debido al aislamiento que hubo durante siglos por estas cordilleras y sierras.
Por el norte destaca la Cordillera Cantábrica, que separa la España verde de la Submeseta Norte. Tiene unos 490 km de longitud y su cumbre más alta es Torre Cerredo. Justo al oeste de ésta se encuentra el Macizo Galaico-leonés, que se caracteriza por tener altitudes más moderadas que las de las cordilleras debido a su mayor antigüedad geológica. Este macizo separa la Meseta de la zona costera de Galicia. Por el norte también destacan los Montes de León como previo al macizo galaico, y los montes vascos, que separan la Meseta de la costa vasca.

Por el noreste la Meseta Central limita con el Sistema Ibérico, con montañas de altitud media pero significativas desde tiempos antiguos debido a que había que cruzarlas obligatoriamente para acceder al interior peninsular desde el continente europeo, salvo si se accedía por la costa en una ruta más larga. Su pico más alto es el Moncayo, con 2.300 metros. Está formado por varias sierras.
Por último, la Meseta limita por el sur con Sierra Morena, que en realidad podría considerarse un escalón puesto que tras cruzarla la altitud desciende bruscamente en lo que es Andalucía. Muestra de ello, es que Sierra Morena tiene altitudes muy discretas: su pico más alto solo llega a 1.300 metros.

Saliendo del centro peninsular existen formas de relieve independientes de la Meseta. La principal es la cordillera más importante del país y el istmo que une la Península Ibérica con el resto de Europa: los Pirineos.  Tienen más de 400 km de longitud y altitudes destacables, la mayoría de ellas en España ya que la vertiente norte, la francesa, es más baja. El pico más alto es el Aneto, con 3.400 metros, seguido de Posets y Monte Perdido, todos ellos en la provincia de Huesca. 
Siguiendo con las cordilleras, destacan en el sur los Sistemas Béticos, que van desde Cádiz hasta Alicante y, bajo el mar, hasta las Baleares donde aparecen como la Sierra de Tramontana. Se dividen en el Sistema Subbético, situado más al norte y de altitudes más bajas, y el Sistema Penibético, más al sur y con las principales altitudes, concentradas en Sierra Nevada: el Mulhacén con 3.470 metros es la montaña más alta de la Península Ibérica. A éste se suman otros más bajos como el Veleta o La Sagra.

Para acabar ya con las cordilleras hay que señalar la existencia de las Cordilleras Costero-Catalanas que atraviesan Cataluña de suroeste a noreste con altitudes medias.

A esta compleja orografía se añaden dos grandes depresiones, es decir, regiones más bajas que las que las rodean. En ambos casos destacan porque un río ha formado un importante valle en torno a ellos. En el noreste se sitúa la Depresión del Ebro, encajonada entre el Sistema Ibérico, los Pirineos y las Cordilleras Costero-Catalanas. En el suroeste se encuentra la Depresión del Guadalquivir, de altitudes aún más bajas, que delimita con Sierra Morena y los Sistemas Béticos. Tiene tan solo 100 metros de media sobre el nivel del mar, siendo la región más baja de la Península. Esa escasa altitud ha permitido la creación de enormes marismas en la desembocadura del Guadalquivir: Doñana.

Por último, señalar los relieves de Baleares, Canarias y las ciudades autónomas. Las Islas Baleares están situadas al este de la Península y son cinco: Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y Cabrera, a las que se suman varios islotes. Mallorca es la isla más grande de España. Todas ellas menos Menorca son prolongaciones de los Sistemas Béticos como ya se ha comentado previamente. Menorca está relacionada geológicamente con las Cordilleras Costero-Catalanas.

Las Canarias son muy diferentes. Se encuentran a casi 1.000 km de la España peninsular, frente a la costa oeste de África. ¿Cómo España se hizo con estas islas? Por conquista en el siglo XV, aunque ese no es el tema de este artículo. Se trata de un archipiélago de siete islas principales y otras mucho más pequeñas, de oeste a este: El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote. Todas tienen un origen volcánico, lo que les da un rasgo muy diferente a las Baleares. Su actividad volcánica está aún hoy activa y destaca la existencia de varios volcanes, aunque todos ellos sin actividad a día de hoy excepto uno subacuático al sur de la isla de El Hierro de reciente erupción. El más grande de todos ellos es el Teide, el pico más alto de toda España, con 3.718 metros y nada menos que 7.500 sobre el lecho oceánico, lo que lo convierte en el tercer mayor volcán del mundo, solo detrás del Mauna Kea y Mauna Loa, ambos en las islas Hawai. Su última erupción fue a finales del siglo XVIII pero las fumarolas que todavía emite muestran que dista mucho de estar inactivo. Otros picos altos de las islas son el Roque de los Muchachos en La Palma y el Pico de las Nieves en Gran Canaria. 
Canarias además destaca por su particular vegetación, endémica y única en el mundo. Además, preserva el mejor bosque de laurisilva del mundo en la isla de La Gomera: Garajonay.

 Por último, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se encuentran en el norte de África, lindantes con Marruecos. Ceuta tiene 18 km² y pese a su pequeño tamaño destaca el Monte Hacho, con más de 200 metros de altura. Ceuta tiene una estratégica posición en el Estrecho de Gibraltar y es considerada una de las dos columnas de Hércules, junto con Gibraltar. Por el contrario, Melilla se encuentra más al este, cercana a Argelia, en el cabo de Tres Forcas. Tiene solo 12 km² por lo que no tiene accidentes geográficos reseñables.
Además, España posee unas plazas de soberanía en la costa norte de Marruecos: las islas Chafarinas, las islas Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera, dos pequeños archipiélagos y un peñón abrupto que forma una diminuta península lindante con el país alauí.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Las fronteras de la Unión Europea



Muchas veces no se tiene en cuenta que la Unión Europea no es solo una unión económica sino también política en la que la mayoría de los países han eliminado sus fronteras entre sí mediante el Tratado de Schengen, que incluye también a países no miembros de la UE, como Noruega o Suiza. Por el contrario, hay tres países de la Unión que aún no son miembros de Schengen: Rumania, Bulgaria y Croacia, que se unirán en un futuro; y Reino Unido e Irlanda, que han decidido no unirse.

En este artículo vamos a ver algunos de los países con los que la UE hace frontera con algunos casos llamativos debido a los territorios ultraperiféricos de la Unión.

-          Albania: la UE tiene 282 km de frontera con este país, todos ellos de Grecia.
-          Andorra: es un microestado que no pertenece a la UE (ni previsiblemente pertenecerá) y que está totalmente rodeado por Francia y España. Tiene un total de 120 km con la Unión.
-          Bielorrusia: la ex república soviética tiene una larga frontera con la UE después de la amplia ampliación de la Unión hacia el este de 2004. concretamente a través de Polonia, Lituania y Letonia: 1.050 km de longitud.
-          Bosnia-Herzegovina: después de la desintegración de Yugoslavia surgieron siete Estados. Tras la entrada de dos de ellos, Eslovenia y Croacia, la UE sigue ampliándose hacia los Balcanes. Con Bosnia son 932 km, todos ellos de Croacia.
-          Brasil: uno de los casos llamativos es que la UE también tiene fronteras con Brasil a través de la Guayana Francesa, situada al noreste de Sudamérica. Son un total de 673 km.
-          Liechtenstein: al igual que Andorra es un microestado que ha quedado fuera de la UE. En el caso de Liechtenstein son solo 35 km, todos ellos con Austria ya que el otro país con el que limita es Suiza, fuera de la Unión.
-          Macedonia: otra ex república yugoslava, limita con la UE en 394 km compartidos entre Grecia (con la que mantiene una disputa nada menos que por su nombre, Macedonia, por motivos históricos) y con Bulgaria. Macedonia es uno de los países candidatos a entrar en la Unión pero esa entrada previsiblemente no se producirá hasta dentro de muchos años.
-          Marruecos: caso parecido al de Brasil al ser un país no europeo pero con el que la UE tiene fronteras directas a través de España, en concreto de sus ciudades autónomas de Ceuta y Melilla que, en total, suman 16 km de frontera entre ambas, aunque también deben sumarse 85 metros a través del Peñón de Vélez de la Gomera, una diminuta península bajo soberanía española que se sitúa a medio camino de ambas ciudades.
-          Moldavia: otro Estado surgido de la desintegración de la URSS. Limita sus 450 km de frontera con la UE estrictamente con Rumania, un país con el que tiene fuertes vínculos históricos y culturales como el mismo idioma rumano.
-          Mónaco: otro diminuto microestado. Se sitúa al sureste de Francia, con la que tiene una frontera de 4.4 km, dándose muestra así del pequeño tamaño de esa ciudad-Estado.
-          Montenegro: otro de los países surgidos de la antigua Yugoslavia. Renació en 2006 al romperse la unión con Serbia. Tiene una pequeña frontera de 25 km con la UE, a través de Croacia. Es otro país candidato a ingresar en la UE.
-          Noruega: la UE tiene su frontera más larga con este país nórdico de 2.348 km a través de Suecia y Finlandia pero, en realidad, es una separación solo geográfica ya que Noruega pertenece al Espacio Schengen y, por tanto, no tiene fronteras con la UE ni aduanas.
-          Rusia: el país más grande del mundo también limita con la UE y es uno de sus principales adversarios, como hemos podido ver muy bien este año con la crisis por Ucrania. Debido a la enorme longitud del país ruso, la UE tiene 2.257 km de frontera con ella, a través de varios países: Finlandia, Estonia y Letonia directamente con el núcleo ruso, y Polonia y Lituania con el Oblast de Kaliningrado, enclave ruso más occidental. Esta es la segunda frontera más larga solo por detrás de la anterior con Noruega.
-          San Marino: otro microestado como los que ya hemos visto. En este caso está totalmente rodeado por Italia, con la que comparte 39 km de frontera.  No pertenece al Espacio Schengen pero no son comunes los controles en la frontera con el país alpino.
-          Serbia: la república que en su día dominaba Yugoslavia tiene 1.186 km de frontera a través de varios países de la UE: Hungría, Croacia, Rumania y Bulgaria. Como su anterior socio, Montenegro, es un país candidato a entrar en la UE.
-          Suiza: el país ha quedado totalmente rodeado por la UE pero en su política de neutralidad se mantendrá fuera de la Unión en el futuro. En total son 1.811 km de frontera con varios países miembros: Francia, Alemania, Austria e Italia. Al igual que Noruega, a pesar de no ser parte de la UE sí ha firmado el Tratado de Schengen por lo que las fronteras son solo geográficas y no hay controles de entrada desde los países vecinos.
-          Surinam: la Guayana Francesa no solo limita con Brasil sino que, al oeste, limita con Surinam, país que fue colonia holandesa en su día. En total son 510 km de frontera.
-          Turquía: la eterna candidata a entrar en la UE como país candidato y el único de mayoría musulmana tiene fronteras directas con la Unión, concretamente 446 km con Grecia y Bulgaria en su parte europea.
-          Ucrania: la influencia europea y rusa sobre este país ha llevado al actual y grave conflicto. Con la UE tiene una larga frontera de 1.257 km, concretamente con Polonia, Eslovaquia, Hungría y Rumania.
-          Vaticano: el país soberano más pequeño del mundo se encuentra dentro de la capital de Italia, Roma. Al ser tan diminuto su frontera con la UE también lo es: solo 3.2 km de longitud. Como San Marino, a pesar de no estar en el Espacio Schengen, no tiene controles fronterizos.  

jueves, 18 de septiembre de 2014

Escocia, ¿nuevo país independiente?




Hoy Escocia, país constituyente del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, decide en un histórico referéndum si permanece en la unión con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, o si inicia una nueva etapa sola, como Estado independiente en medio de las gélidas aguas norteñas.

La unión proviene de 1707, cuando se firmó la Union Act por la cual los reinos de Inglaterra y Escocia se unificaban después de siglos de contacto entre ellos, no siempre amistoso debido a motivos culturales e incluso religiosos. En 1801 se firmó una nueva Union Act que incluía a Irlanda. Por tanto, el Reino Unido de Gran Bretaña data de 1707 y el de Gran Bretaña e Irlanda de 1801. Finalmente, con la independencia de gran parte de Irlanda en 1922, Reino Unido quedó como de Gran Bretaña e Irlanda del Norte hasta la actualidad.

Dentro de Reino Unido es Inglaterra la que históricamente ha tenido la supremacía por su mayor tamaño y población. Las revoluciones agrícola e industrial se iniciaron en Inglaterra y, desde allí, al resto del reino y al resto de Europa. La capital del Reino, Londres, es además la capital de Inglaterra, lo que refleja los sentimientos de rechazo de parte de la sociedad escocesa desde hace siglos, que veían con recelo las iniciativas venidas desde el Parlamento de Westminster.

Escocia tiene 78.782 km² y 5.327.700 habitantes por los 130.395 km² y 53.012.456 habitantes de Inglaterra, una diferencia brutal. Los otros dos países constituyentes, Gales e Irlanda del Norte, tienen una influencia nacional aún más reducida pero se considera que, si hoy Escocia se independiza, Gales podrá reivindicar un papel más destacado en el nuevo Reino Unido. 
El fin de la unión supondría incluso que la actual bandera, la Union Jack, creada en parte a partir de las banderas de los países que la componen, quedara desactualizada ya que el fondo azul y la cruz aspada y blanca de San Andrés representan a Escocia mientras que la cruz roja de San Jorge representa a Inglaterra y la cruz aspada y roja de San Patricio representa a Irlanda.


La independencia de Escocia dibujaría un nuevo mapa en el oeste de Europa después de permanecer sin cambios desde la Segunda Guerra Mundial, muy al contrario que el de Europa Oriental, cuya última modificación fue con la independencia unilateral de Kosovo en 2008. Además, esa independencia abriría un proceso de imprevisibles consecuencias ya que serviría como modelo a imitar para otros independentismos como el catalán, corso, vasco, véneto, flamenco o de las Islas Feroe, entre otros.

domingo, 14 de septiembre de 2014

El Corredor del Henares



El Corredor del Henares no es una comarca reconocida oficialmente pero generalmente se considera la franja regada por el río Henares al este de la Comunidad de Madrid y al extremo oeste de la provincia de Guadalajara, incluida su capital homónima. 

Sin embargo, en este artículo voy a centrarme solo en el Corredor madrileño. Como indica su nombre tiene una forma alargada, de corredor, claramente marcado por las redes de comunicaciones: la autovía A-2 de Madrid a Zaragoza y Barcelona, y las líneas de ferrocarril de Madrid a Barcelona, tanto la convencional que utiliza la red de Cercanías como la de alta velocidad, que circula al sur del Corredor, sin hacer parada en éste (en Guadalajara sí tiene una estación, aunque fantasma por su pésima situación geográfica).

Como se ve en la foto de satélite que abre este post, es una zona altamente urbanizada. La principal ciudad es Alcalá de Henares, con 204.823 habitantes en 2013, seguida por Torrejón de Ardoz, ubicada en pleno centro del Corredor madrileño, con 127.129 habitantes. La tercera es Coslada, en el extremo occidental lindante con la capital del Reino, con 91.425 habitantes. Por detrás ya están localidades más pequeñas entre las que destaca San Fernando de Henares con 41.226 habitantes. Estas dos ciudades están físicamente unidas formando un núcleo de población de más de 132.000 habitantes. Los demás son pueblos grandes: Mejorada del Campo (al sur de San Fernando, 23.048 habs), Paracuellos de Jarama (21.128 habs en todo su término municipal), Meco (al norte de Alcalá, 12.925 habs), Villalbilla (11.643 habs), Daganzo de Arriba (al norte de Torrejón, 9.793 habs), Loeches (al sur de Torrejón, 8.078 habs), Torres de la Alameda (7.899 habs), Camarma de Esteruelas (al norte de Alcalá, 6.995 habs) o Ajalvir (4.261 habs).

En el conjunto, el Corredor alberga una población de más de 570.000 habitantes que, sumados a los de los municipios más occidentales de Guadalajara superan ampliamente las 600.000 personas convirtiendo al Corredor en una de las regiones más densamente pobladas de España. Su dinamismo económico se basa en el sector servicios pero con un alto grado de industrialización, parte de ella en reconversión. En la imagen satelital se observan los enormes polígonos industriales, en color blanco, a lo largo de la autovía. Los buenos accesos y la cercanía al Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas hacen que sea una zona económicamente atractiva. A pesar de esto, la pérdida de la industria local es continua y cada vez más grave sin que parezca que los gobiernos responsables quieran hacerle frente.

Como dato interesante, destacar que el Corredor alberga importantes instituciones, como el Centro de Satélites de la Unión Europea, en la Base Aérea de Torrejón; el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA, la agencia espacial española), también en Torrejón; la Universidad de Alcalá con su campus tecnológico, el puerto seco y centro logístico de Coslada, el Instituto Nacional de Agricultura, en San Fernando, etc.

El Corredor está en el valle del río Henares que lo surca de este a oeste, donde desemboca en el Jarama, a la altura de Mejorada. El río Jarama también atraviesa la zona, entre San Fernando y Torrejón. Además, hay varios arroyos menores que desembocan en el Henares incrementando su cauce. Al estar en un valle no tiene grandes accidentes geográficos, pero sí destacan los cerros de Alcalá, que bordean la ciudad por el sur. El más alto de ellos es el Ecce Homo con 836 metros sobre el nivel del mar seguido del Cerro del Viso con 784 metros, el más llamativo al sobresalir en la meseta (ver el artículo al respecto: http://elblogdecesarmb.blogspot.com.es/2014/04/imagen-de-la-semana-el-cerro-del-viso.html ). Todos ellos forman un paraje natural, repoblado con vegetación desde hace varias décadas.

Para finalizar quiero centrarme brevemente en la historia de esta zona. Como el resto de la Península, vivió las invasiones y el paso de diferentes pueblos por la región. Los romanos se asentaron en la hoy Alcalá creando Complutum y el hecho de encontrarse en una zona de cruce la hizo muy interesante para los diferentes conquistadores posteriores. Muy cercana a la capital visigoda, Toledo, la conquista musulmana iniciada en 711 llegó también a esta región quedando bajo soberanía de Córdoba hasta que en el siglo XI la taifa de Toledo cayó bajo dominio cristiano. Al estar entonces en una zona fronteriza, en Alcalá se creó la sede regional con una fortaleza, y también torreones de vigilancia para avisar en caso de ataque musulmán. De ahí surgieron Torrejón o Torres de la Alameda, que conservan en su nombre el rastro de sus orígenes.

Quedaba así la zona bajo control de Castilla con los avatares que ello suponía. En el siglo XVI Felipe II designaba capital de sus reinos a Madrid, villa cercana al valle del Henares pero independiente de Alcalá en todos sus aspectos. En el siglo XVI también sería cuando el Alfoz de Alcalá, es decir, el territorio dependiente de dicha ciudad, comenzaría a fragmentarse con la separación de varias de sus ciudades subordinadas, como Torrejón, que primero obtuvo la carta de villazgo convirtiéndose en villa dependiente del arzobispado de Toledo, y, unos años después, la carta de venta por la que en 1574 quedaba totalmente independiente de otras entidades salvo, claro está, el reino.

En los siglos posteriores la situación no varió sustancialmente. La comarca era agraria y las condiciones de vida duras. En el siglo XIX la decadencia de Alcalá era evidente y se trasladó la universidad a Madrid, la cual no volvería hasta 1977 a la ciudad complutense.

La industrialización no llegó al Corredor hasta la segunda mitad del siglo XX cuando, con el desarrollismo y los planes de estabilización de la dictadura franquista, comenzó la llegada de empresas y fábricas a los municipios más cercanos a Madrid, y bien comunicados por la Nacional II. Fue entonces cuando se dio el gran cambio y el boom demográfico hasta llegar al tan poblado Corredor que conocemos hoy.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Aquel 1 de septiembre




 Soldados alemanes cruzando la frontera con Polonia el 1 de septiembre de 1939

Un día como hoy de hace 75 años Alemania invadía sin advertencia previa a su vecina Polonia iniciando así el peor conflicto bélico de la Historia: la Segunda Guerra Mundial.

La Alemania Nazi de Hitler aplicaba desde unos años antes una política agresiva basada en un nacionalismo expansionista y unificador de todos los pueblos de habla alemana, el llamado pangermanismo. Con esa excusa, Hitler se había hecho con Austria, los Sudetes checos, había creado un protectorado en Bohemia y había puesto sus ojos en el Corredor de Danzing, entonces bajo soberanía polaca pero con una población de mayoría alemana heredada del hecho de que la zona había pertenecido hasta hacía dos décadas a Prusia.

Para poder invadir la zona con garantías de mantener un statu quo político, Alemania llegó a un acuerdo secreto con su, en teoría, mayor enemigo: la Unión Soviética. Nazis y comunistas, que en realidad no se diferenciaban tanto y de hecho se parecían en su desprecio a la vida y el uso del asesinato si les convenía, firmaron el Pacto Germano-Soviético por el cual Polonia quedaba dividida en dos: la zona occidental para Berlín y la oriental para Moscú. Además, la URSS podría quedarse con las repúblicas bálticas. En cuanto a la reacción de los aliados –Gran Bretaña y Francia- los nazis esperaron que fuera tan tibia como en los años previos ante la ocupación de Bohemia y Austria. Ambas potencias democráticas habían garantizado a Polonia su protección pero, después de traicionar a Checoslovaquia en su día, ¿Por qué iban a mantener su palabra con Varsovia?

Esto tuvo que pensar Hitler ese día 1 de septiembre. Sin embargo, aunque el plan en lo militar fue exitoso y la conquista de Polonia fue muy rápida, los aliados no consintieron esa nueva ofensiva germana y declararon la guerra a Berlín. Comenzaba la Segunda Guerra Mundial sin que nadie previera la magnitud que iba a alcanzar, muy superior a la de la experiencia previa de la Primera Guerra Mundial.