domingo, 31 de enero de 2016

Los partidos en EEUU



Estados Unidos es diferente a Europa. Mañana comienza las primarias para las próximas elecciones presidenciales de noviembre en las que se elegirá al nuevo presidente en sustitución de Barack Obama, en el cargo desde 2009 y que no puede optar a una segunda reelección, como está establecido en EEUU. Por ello la campaña por sucederle será larga y mañana comienza en el Estado de Iowa, encargado del pistoletazo de salida. Las primarias se celebran en los dos partidos predominantes en el país, el Demócrata y el Republicano, y, aunque no es siempre así, suelen coincidir en el mismo Estado y el mismo día, como mañana en Iowa, en el que votan los militantes y simpatizantes de ambos partidos. 

Por el Partido Demócrata, el del actual presidente Obama, se presentan tres candidatos:
-          Hillary Clinton, ex secretaria de Estado y primera dama durante el mandato de su marido, Bill Clinton (1993-2001).
-          Bernie Sanders, senador por Vermont.  
-          Martin O’Malley, ex gobernador de Maryland. 

En las encuestas de momento Clinton es favorita a cierta distancia de su único rival, Sanders, mientras que O’Malley está lejos de los anteriores. 

Por el Partido Republicano, actualmente con mayoría en la Cámara de Representantes, se presentan bastantes más candidatos:
-          Donald Trump, presidente de la Trump Organization, empresario multimillonario y show man.
-          Ted Cruz, senador por Texas.
-          Marco Rubio, senador por Florida.
-          Jeb Bush, ex gobernador de Florida.
-          Ben Carson, escritor y neurocirujano.
-          Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey.
-          John Kasich, gobernador de Ohio.
-          Rand Paul, senador por Kentucky.
-          Carly Fiorina, presidenta de Good360.
-          Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas.
-          Rick Santorum, ex senador por Pensilvania. 

La carrera en el Partido Republicano es más compleja y mientras que Bush comenzó con ventaja, pronto las encuestas le han relegado a favor de candidatos más heterodoxos como el polémico Trump o el conservador Cruz además de la joven promesa Rubio, estos últimos hijos de cubanos. 

Los partidos en EEUU no funcionan exactamente igual que en Europa y funcionan de una manera bastante parecida a la de las empresas. Demócratas y republicanos se han alternado en el poder desde el siglo XIX y rara vez otros han logrado entrar en la carrera de las elecciones presidenciales. Por otro lado no existe un partido socialista como los europeos y el Partido Demócrata dista mucho de ser el equivalente al PSOE en España mientras que el Partido Republicano sí podría ser equivalente al PP. Veamos algunas de sus características. 

El Partido Demócrata fue fundado en 1824 y desde entonces ha sufrido un cambio ideológico interesante. Al principio estaba más a la derecha que el Republicano pero desde principios del S. XX los papeles se invirtieron y los demócratas se acercaron al centro. Al igual que el Republicano, es un partido tan grande (recordar que EEUU tiene más de 300 millones de habitantes) que tiene varias tendencias en su seno. Definir su ideología es bastante más difícil que en el caso de los republicanos. Así, conviven en el Partido Demócrata desde liberales, progresistas o incluso conservadores a socialistas moderados y socialdemócratas, estando situado en el espectro político entre el centro y el centro-izquierda. 

Los demócratas más conservadores son partidarios de una economía más liberal con una intervención del Estado limitada. Además, son más conservadores en lo social y suelen estar en los antiguos Estados esclavistas del sur. Los demócratas más liberales son de centro-izquierda, muy liberales en temas sociales y regulación en lo económico desde el Estado. En medio de estas dos grandes tendencias están los moderados, que concilian a los anteriores. De los actuales candidatos, Clinton es más moderada y Sanders es claramente liberal e incluso se autodefine como socialista (en el sentido que tiene en EEUU ese término, claramente impopular).

El color de este partido es el azul y su símbolo históricamente ha sido un asno aunque en los últimos años ha prescindido de él a favor del logo que aparece en el post con la letra D. El Partido Demócrata ha gobernado EEUU con los siguientes presidentes: 

-          Andrew Jackson, 1829-1837
-          Martin Van Buren, 1837-1841
-          James K. Polk, 1845-1849
-          Franklin Pierce, 1853-1857
-          James Buchanan, 1857-1861
-          Andrew Johnson, 1865-1869
-          Grover Cleveland, 1885-1889 1893-1897
-          Woodrow Wilson, 1913-1921
-          Franklin D. Roosevelt, 1933-1945
-          Harry S. Truman, 1945-1953
-          John F. Kennedy, 1961-1963
-          Lyndon B. Johnson, 1963-1969
-          Jimmy Carter, 1977-1981
-          Bill Clinton, 1993-2001
-          Barack Obama, 2009-actualidad (su mandato acaba en enero de 2017) 

El Partido Republicano fue fundado en 1854 y, como el demócrata, ha cambiado de ideología aunque en este caso ha sido menos radical ya que desde sus orígenes estuvo en la derecha pero, aún así, defendió en su día el fin de la esclavitud, que consiguió con el presidente Lincoln. En este caso es más fácil definir su ideología: principalmente conservadores a todos los niveles, aunque son más liberales en lo económico. También es conocido como el Grand Old Party (GOP). 

Como los demócratas, los republicanos tienen varias tendencias en su seno. Los republicanos conservadores son el ala más derechista del partido y defienden la pena de muerte y reducir el gasto público, así como rechazar cuestiones como el matrimonio homosexual. Los republicanos moderados están más cerca del centro y son más abiertos a la apertura social aunque son minoría en el partido. La religión también está más presente en el Partido Republicano que en el Demócrata. De los actuales candidatos, el más conservador es Cruz junto a Carson mientras que Trump oscila ya que es más populista (aunque es especialmente xenófobo) y Rubio y Bush son más moderados. 

El color del partido es el rojo y su símbolo siempre ha sido un elefante y es tan importante que hasta aparece en el logo del partido junto a las siglas GOP ya vistas. El Partido Republicano ha gobernado EEUU con los siguientes presidentes: 

-          Abraham Lincoln, 1861-1865
-          Ulysses S. Grant, 1869-1877
-          Rutherford B. Hayes, 1877-1881
-          James A. Garfield, 1881
-          Chester A. Arthur, 1881-1885
-          Benjamin Harrison, 1889-1893
-          William McKinley, 1897-1901
-          Theodore Roosevelt, 1901-1909
-          William Taft, 1909-1913
-          Warren Harding, 1921-1923
-          Calvin Coolidge, 1923-1929
-          Herbert C. Hoover, 1929-1933
-          Dwight D. Eisenhower, 1953-1961
-          Richard Nixon, 1969-1974
-          Gerald Ford, 1974-1977
-          Ronald Reagan, 1981-1989
-          George H. W. Bush, 1989-1993
-          George W. Bush, 2001-2009 

Resultado de las últimas elecciones presidenciales en 2012.

sábado, 23 de enero de 2016

España, ¿Una nación de naciones?





Desde el siglo XIX las sociedades de gran parte del mundo nos hemos organizado en los llamados Estados-nación, surgidos al albor del liberalismo y el nacionalismo, dos ideologías con desarrollo decimonónico con raíces en siglos anteriores. Sin embargo, esa correspondencia Estado-nación no siempre se da y ante ello hay tres reacciones diferentes por parte de los gobiernos para asegurar la unidad: el Estado unitario, el Estado federado y el Estado regional. El primero se asegura todas las competencias para que ninguna región le haga sombra mientras que el segundo iguala a todas las regiones del Estado como sujetos federados que se unen (en latín federare es unir) pero con amplias competencias para esos entes y ciertas competencias exclusivas para el gobierno central. El Estado regional, por su parte, concede la autonomía a sus regiones pero sigue habiendo un único Estado con unas competencias exclusivas que sus regiones no pueden adquirir al tener una autonomía otorgada por el Estado. Este es el caso del Estado de las Autonomías de España. 

La concepción del mismo en la Transición tuvo mucho de improvisación. Tras décadas de dictadura en la que el centralismo fue férreo (las regiones eran solo naturales e históricas sin ningún tipo de competencias más allá de la de las diputaciones provinciales), la Transición abría la posibilidad de reconocer las reivindicaciones históricas de varias regiones (o nacionalidades) dentro de España. 

En la Edad Contemporánea ya había habido tres intentos de descentralizar España. Durante la breve I República se aprobó una constitución federal en 1873 que no llegó a entrar en vigor. Más tarde, durante la Restauración borbónica, se aprobó la figura de la Mancomunidad, ente que recibía ciertas competencias del Estado. Esta experiencia también fue breve y solo se aplicó en Cataluña. Por último, la II República ideó el llamado Estado integral, que cedía autonomía a ciertas regiones históricas mediante un estatuto. La única región que consiguió aplicar de manera más o menos destacable su estatuto fue Cataluña, que lo aprobó en 1932, aunque el País Vasco también llegó a tener el suyo en vigor durante la Guerra Civil y Galicia, aunque lo aprobó, nunca llegó a ponerlo en vigor. 

Con estos precedentes, los dirigentes de la Transición apostaron por una amplia descentralización para intentar acabar con la cuestión territorial. Por ello, se planteó el Estado de las Autonomías, no sin tener que superar muchas reticencias de la derecha política (que lo consideraba excesivo) y de los nacionalismos, sobre todo el vasco (que lo consideraban insuficiente). A pesar de ello, salvo la izquierda Abertzale radical, todos los partidos nacionalistas (entre ellos los principales CiU en Cataluña y el PNV en el País Vasco) aceptaron la solución y ganaron las primeras elecciones en sus regiones. Se adoptó la denominación neutra de comunidades autónomas, regidas por estatutos de autonomía con doble naturaleza al ser a la vez la primera norma en cada comunidad y por otro lado una ley estatal orgánica en el orden constitucional.  
 Bandera de España y de las 17 comunidades autónomas y las ciudades autónomas en el Senado, cámara de representación territorial, al menos en el papel.

Hubo sectores que no aceptaron el Estado de las Autonomías como la ya citada izquierda Abertzale y su brazo terrorista, ETA, pero en general parecía que la solución era adecuada a pesar de mantener una desigualdad entre comunidades al tener unas más competencias que otras. En concreto, son cuatro las comunidades de régimen especial con autonomía plena: Cataluña, País Vasco, Galicia (las tres con estatutos en la II República) y Andalucía, que se sumó a este selecto grupo tras un referéndum y ciertas reformas de dudosa legalidad. Las demás son comunidades de régimen común con autonomía limitada menos Navarra que tiene un régimen foral especial. 

Cada estatuto recoge una consideración diferente para su comunidad. Así, tenemos nacionalidades (amparadas en motivos históricos), regiones, una comunidad y una comunidad foral:
-          Andalucía: nacionalidad
-          Aragón: nacionalidad
-          Asturias: región*
-          Islas Baleares: nacionalidad
-          País Vasco: nacionalidad
-          Canarias: nacionalidad
-          Cantabria: región*
-          Castilla-La Mancha: región
-          Castilla y León: región*
-          Cataluña: nacionalidad
-          Extremadura: región
-          Galicia: nacionalidad
-          La Rioja: región
-          Madrid: comunidad
-          Murcia: región
-          Navarra: comunidad foral
-          Comunidad Valenciana: nacionalidad

*También llamadas comunidades históricas o comunidades culturales e históricas en sus estatutos de autonomía.

Madrid no es llamada región al pertenecer históricamente a Castilla la Nueva (renombrada Castilla-La Mancha) y haber sido creada en interés nacional. Navarra por su parte no tiene un estatuto sino un Amejoramiento de su fuero histórico, por lo que tampoco es una región. Así mismo, Ceuta y Melilla, aún pudiendo convertirse en comunidades como recoge la Constitución, optaron por ser ciudades autónomas (menos competencias que una comunidad y más que un municipio corriente).

Por tanto, que el Rey Felipe VI hablase en su último discurso de Navidad de nacionalidades no fue algo extraño ya que existen varias en España como recoge la Constitución. Término diferente al de nación, de la que solo hay una según la Constitución: España, que además es indivisible. 

Últimamente hay partidos nacionales que hablan de Estado plurinacional, es decir, con varias naciones en su seno. Esto inicia un debate al respecto, ¿Es España una nación de naciones? Es evidente que nuestro país es muy rico culturalmente y está a años luz de ser homogéneo pero ello no significa que no todas las comunidades puedan vivir en paz y prosperidad entre ellas como hemos hecho en los últimos 35 años alcanzando una descentralización comparable a la de un Estado federal. Por ello, reformas sí, pero viendo para qué y, por supuesto, teniendo en cuenta que un independentista no va a dejar de serlo simplemente planteándosele una federación o llevando el Senado a Barcelona. Se necesita de diálogo y respeto a la Constitución y a un modelo que ha conseguido éxitos pero que necesita una revisión.

miércoles, 20 de enero de 2016

Regiones ultraperiféricas de la UE



Para los peninsulares no es muy tenido en cuenta pero en Canarias saben que, debido a su lejanía respecto al continente europeo, tienen un estatus especial respecto a las demás comunidades autónomas españolas: región ultraperiférica de la Unión Europea. Esto significa que dichas regiones son parte de la UE y que en ellas se aplican sus directrices pero con ciertos tratos diferenciados debido a su lejanía y sus particularidades sociales y económicas. Son diferentes a los países y territorios de ultramar, que no forman parte de la UE pero que, al pertenecer a Estados miembros de la misma sí tienen un estatus especial para ella y ciertas ventajas. También son diferentes a las regiones autónomas especiales, territorios que son parte de la UE pero que, debido a cuestiones geográficas o políticas, tienen disposiciones especiales que les eximen de aplicar algunas materias del Derecho comunitario. En este primer post vamos a ver solo las regiones ultraperiféricas. 
 En azul la UE y las regiones ultraperiféricas. En verde países y territorios de ultramar, pertenecientes a Estados miembros de la UE pero que no son parte de esta.

Las regiones ultraperiféricas son nueve territorios situados en América, el Atlántico y el Índico. La mayoría tienen escasa superficie y se caracterizan por estar en climas tropicales. Son restos del antiguo imperio colonial francés  en el caso de seis de ellas y territorios que llevan siglos siendo parte de Portugal y España en los otros tres casos, como veremos ahora. Tienen mayores problemas de desarrollo que el continente debido a un mayor paro, su insularidad, su dependencia de monocultivos o un suelo a menudo montañoso y volcánico.

Azores (Região Autónoma dos Açores)
Es un archipiélago de nueve islas (Flores, Corvo, Terceira, Graciosa, Sao Jorge, Pico, Faial, Santa María y Sao Miguel) pertenecientes a Portugal como región autónoma. Tienen menos de un cuarto millón de habitantes y están bastante lejos del Portugal continental, a 1.500 km de Lisboa, en el centro del océano Atlántico. Forman parte junto a otras islas volcánicas de la peculiar región natural de la Macaronesia. Como curiosidad, en ellas está la mayor altitud de Portugal, el monte Pico. 

Canarias (Comunidad Autónoma de Canarias)
Es un archipiélago de siete islas principales (El Hierro, Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera, Lanzarote, La Palma y Tenerife) pertenecientes a España, de la que distan unos 1.000 km, como una comunidad autónoma más con estatus de nacionalidad histórica. Como las Azores, son de origen volcánico y forman parte de Macaronesia. Son la región ultraperiférica más poblada con 2,1 millones de habitantes, y también son la más potente económicamente debido a la fuerza del turismo. Destacan por su gran riqueza natural y biológica contando con reservas de la biosfera (La Gomera, Lanzarote, Fuerteventura, parte de Gran Canaria y La Palma) y cuatro parques nacionales (Timanfaya, el Teide (pico más elevado de España), Garajonay y Caldera de Taburiente). 

Guadalupe (Guadeloupe)
Es un pequeño archipiélago con dos islas principales conectadas y varias más pequeñas. Constituyen un departamento de ultramar de Francia, lo que supone que son parte de la República Francesa y están sujetas a todos sus derechos y deberes. Tiene 400.000 habitantes y está situada entre el Caribe y el Atlántico, siendo parte de las Antillas Menores. 

Guayana Francesa (Guyane Française)
Es otro departamento de ultramar de Francia pero en este caso es un territorio de extensión significativa (más de 91.000 km²) situado en Sudamérica. Limita al sur y este con Brasil, al oeste con Surinam y al norte con el Atlántico. Es interesante que uno de los centros espaciales de la Agencia Espacial Europea se localice aquí. Tiene unos 259.000 habitantes, pocos para su extensión. 

Madeira (Região Autónoma da Madeira)
Es un archipiélago portugués conformado dos islas principales (Madeira y Porto Santo) y dos archipiélagos deshabitados (Salvajes y Desertas) situadas al norte de Canarias y al suroeste de Portugal, país al que pertenecen como región autónoma. Forman parte de Macaronesia. Tiene algo más de 260.000 habitantes. 

Martinica (Martinique)
Es una isla situada en las Antillas Menores, entre el Caribe y el Pacífico. Es otro departamento de ultramar de Francia. Es de relieve volcánico y tiene muy desarrollado el turismo. Tiene unos 388.000 habitantes.

Mayotte
Se trata de la última región en incorporarse a este grupo, lo cual hizo en 2014, tras aprobar en referéndum convertirse en departamento de ultramar de Francia al estilo de los anteriores, lo cual se hizo efectivo en 2011 para más tarde entrar en la UE. Antes de adquirir dicho estatus, era una colectividad de ultramar de Francia, una categoría diferente a la de departamento y que no supone tener los mismos derechos y deberes que los ciudadanos franceses y europeos. Mayotte se sitúa al norte del canal de Mozambique, en el archipiélago de las Comoras (el resto de las islas forman el Estado homónimo, que reclama Mayotte). Tiene algo más de 200.000 habitantes.  

Reunión (La Réunion)
Es una isla que se sitúa en el océano Índico, cerca de Madagascar. Tiene casi 800.000 habitantes, la mitad de origen africano. Tiene un gran valor ecológico aunque en ella están presentes los problemas económicos ya mencionados: paro alto y dependencia del monocultivo del azúcar. Como las anteriores, es un departamento de ultramar francés. 

San Martín (Collectivité de Saint-Martin)
Al contrario que Guadalupe, Martinica, Mayotte, Guayana o Reunión, San Martín es una colectividad de ultramar y no un departamento, lo que no impide que sea parte de la UE. El motivo de esto es que antes de ser una colectividad independiente era parte del departamento de Guadalupe, del cual se separó en 2007. San Martín es particular porque solo ocupa la zona norte de la isla homónima, situada en el Caribe, al este de Puerto Rico. El resto de la isla es Sint Maarten, país constituyente de los Países Bajos y que no es parte de la UE y tan solo está en la categoría de países y territorios de ultramar. San Martín tiene unos 35.000 habitantes.