miércoles, 31 de agosto de 2016

Las costas de España



España tiene más de 10.600 km de costa, beneficiada de su situación geográfica en una península y en dos importantes archipiélagos en el Mediterráneo y en el Atlántico. Es así uno de los países del mundo con mayor longitud de costa, en concreto el décimo cuarto. 

Así, es un país con una gran variedad de costas y quedan bien contrastadas en dos tipos: la Mediterránea y Atlántica andaluza, que son muy llanas y rectilíneas sin numerosos cabos y golfos; y la atlántica gallega y cantábrica, más abruptas y articuladas, en especial la gallega. Estas características de relieve litoral se deben a los efectos diferenciados de la erosión en nuestras costas. 

Así, en este post vamos a ver cuáles son las costas españolas, sus características y sus ciudades más relevantes. ¡Comencemos!

COSTA BRAVA


Son 214 km de costa mediterráneo en la provincia de Girona, en Cataluña. Comienza al sur en Blanes y acaba al norte en la frontera con Francia o, lo que es lo mismo, con las costas del Maresme al sur y Vermella al norte. Se la llama así oficialmente desde 1965, haciendo referencia a su carácter abrupto y escarpado, aunque su origen se remonta al siglo XIX, cuando era llamada así por los marineros y locales. Como la mayor parte de la costa mediterránea española es muy visitada por los turistas, aunque quizá algo menos que otras debido a que ha conservado en buena medida sus parajes naturales. Las principales ciudades de la misma son: Portbou, Port de la Selva, Cadaqués, Rosas, Ampurias, Pals, Palafrugell, Palamós, Lloret de Mar y Blanes. 

COSTA DEL MARESME/BARCELONA


Se corresponde con gran parte de la costa de Barcelona, también en Cataluña. Limita al norte con la Costa Brava y al sur con la Costa Daurada. Se llama así por la comarca del Maresme, ubicada al noreste de la provincia. En este caso la costa está fuertemente sometida a la presión urbanística del área metropolitana de Barcelona y a la llegada de millones de turistas cada año. Así, las ciudades más relevantes de la misma también tienen un gran tamaño: Calella, Arenys de Mar, Mataró, El Masnou, Badalona, Barcelona, Castelldefels, Sitges y Vilanova i la Geltrú. 

COSTA DAURADA


En castellano Costa Dorada, corresponde con la provincia de Tarragona, última de Cataluña por el sur, limitando así con la Costa del Azahar. Toma su nombre del color de la arena de sus playas cuando refleja el sol, y además es muy atractivo turísticamente hablando. Como en el caso de la costa de Barcelona, la Dorada también está muy sometida a la influencia del turismo, y es de las más visitadas de España por su gran calidad y atractivos de todo tipo, desde el parque temático Port Aventura a sus restos históricos patrimonio de la Humanidad. Las ciudades más importantes de esta costa son: Calafell, Torredembarra, Tarragona, Salou, Cambrils, Hospitalet del Infante, L´Ametlla del Mar y L´Ampolla. Al otro lado del delta del Ebro solo destaca Sant Carles de la Ràpita. 

COSTA DEL AZAHAR


Se trata de la costa de la provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana. Antiguamente se consideraba a la Costa del Azahar tanto la provincia de Castellón como la de Valencia pero desde la promoción turística se ha circunscrito a Castellón. Es muy atractiva turísticamente pero no está tan explotada como la Costa Dorada o la Blanca. Su nombre procede del azahar, flor del naranjo, cultivo valenciano por excelencia. La franja costera en Castellón es muy estrecha debido a la cercanía de las sierras del Sistema Ibérico, lo que hace que sea la provincia valenciana menos poblada con diferencia y, por ello, con menos presión demográfica. Las ciudades más importantes de la Costa del Azahar son, de norte a sur, Vinaroz, Benicarló, Peñíscola, Oropesa del Mar y Benicassim. La capital provincial, Castellón de la Plana, se encuentra cuatro km de la costa aunque tiene un destacado puerto, El Grao. 


 Castillo de Peñíscola.

COSTA DE VALENCIA


Situada al sur de la del Azahar, corresponde con la provincia de Valencia y el golfo que forma la misma en el Mediterráneo hasta el cabo de la Nao. Excepto en la capital y la zona sur no es tan turística como las vecinas Azahar y Blanca. En la misma destaca la Albufera, una laguna natural protegida junto al mar al sur de la ciudad de Valencia. Las ciudades más importantes son: Sagunto (en concreto su puerto, que tiene más población que el núcleo urbano), Valencia, Cullera y Gandía. Esta última es especialmente visitada en verano y puede alcanzar los 160.000 habitantes. 

COSTA BLANCA


Es una de las costas más visitadas de España junto a la Costa del Sol en Málaga. La Costa Blanca comprende la provincia de Alicante de norte a sur y está sometida a una fuerte presión demográfica y turística, ya que comprende algunos de los núcleos más visitados del país en verano e incluso en otras estaciones debido a la calidad de sus playas y a su clima, más cálido que en las anteriores costas, más templadas. Comprende en total 244 km desde Dénia hasta Pilar de la Horadada. El suelo litoral disponible es muy escaso ya que la provincia es muy montañosa hacia el interior, como Castellón, y, dado el desarrollo turístico desde los 60, ha sido prácticamente ocupado de norte a sur. El nombre de Costa Blanca probablemente se deba al color de la arena de muchas de sus playas y al de sus edificios tradicionales, blancos debido a la fuerte insolación de la región. Al estar tan poblada (quinta provincia más habitada del país) tiene numerosas ciudades en su costa, todas ellas muy turísticas: Dénia, Jávea, Calpe, Altea, Benidorm (conocida mundialmente), Villajoyosa, El Campello, Alicante, Santa Pola, Guardamar del Segura, Torrevieja y Pilar de la Horadada.

Benidorm, apodada a menudo "Beniyork", en referencia a ser la segunda ciudad del mundo con más rascacielos por habitante (tras Manhattan en Nueva York).


COSTA CÁLIDA 


Es el nombre turístico dado a la costa de la Región de Murcia, en concreto unos 270 km, incluyendo al mar Menor, una laguna litoral que corta la Costa Cálida en dos. Como la Costa Blanca, es muy visitada en verano aunque tiene menor afluencia que su vecina norteña, lo cual no ha evitado que sea muy explotada urbanísticamente. Su nombre se debe a la temperatura media anual relativamente alta debido a su localización geográfica, que hace que las precipitaciones sean muy escasas, teniendo un clima semiárido. La Costa Cálida incluye las siguientes ciudades, de norte a sur: San Pedro del Pinatar, La Manga del Mar Menor, Cartagena, Mazarrón (puerto) y Águilas. 

COSTA DE ALMERÍA


La aridez que comentábamos en Murcia se intensifica en Almería, la provincia más seca de España y la única que alberga un auténtico desierto, el de Tabernas. Este clima tan extremo hace que esté menos poblada que sus vecinas, lo que no ha impedido el desarrollo del turismo también aquí dado sus temperaturas relativamente altas todo el año. Incluye los primeros 249 km de costa de Andalucía por el este, entre ellos los del Cabo de Gata, espacio protegido. La Costa de Almería comprende ciudades como las siguientes: Palomares, Mojácar, Carboneras, Almería, Roquetas de Mar, El Ejido (Almerimar) y Adra. 

COSTA TROPICAL 


Se trata de la pequeña costa de la provincia de Granada, 81 km en total de este a oeste. A pesar de su relativamente pequeña extensión, es muy visitada debido a su clima, prácticamente subtropical al tener temperaturas moderadas todo el año y mayores precipitaciones que en Almería y Murcia. De ahí el nombre de esta costa, especialmente turístico. Destacan tres ciudades: Motril, Salobreña y Almuñécar. 

COSTA DEL SOL


Es la línea litoral de la provincia de Málaga, en total algo más de 250 km. Junto con la Costa Blanca, es uno de los principales puntos turísticos de España y concentra por sí sola el 35 % del turismo de Andalucía, con millones de pernoctaciones al año. Es una zona muy poblada, concentrada en la costa, y destaca la capital, Málaga, como la sexta ciudad más habitada de España. El nombre se remonta a 1928, cuando un hostelero lo popularizó pero refiriéndose a toda la costa mediterránea andaluza. Actualmente, como se ve en este post, solo se considera a la provincia de Málaga como Costa del Sol, llamada así por disfrutar de más de 300 días de sol al año y un clima suave prácticamente subtropical. Al contrario que la Costa Blanca, más barata, la Costa del Sol puede ser realmente muy cara. Las principales ciudades, de este a oeste, son Nerja, Vélez-Málaga (Torre del Mar), Málaga, Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas, Marbella y Estepona. 

COSTA DE LA LUZ


 Comprende todo el golfo de Cádiz, desde la desembocadura del río Guadiana hasta el estrecho de Gibraltar. Así, es una de las costas más largas de España. También es una zona muy poblada, sobre todo en Cádiz, puesto que Huelva está menos habitada. También en lo turístico destaca más Cádiz que Huelva. Su nombre se debe a la gran cantidad de días de sol al año que disfruta. Toda su costa está jalonada de urbanizaciones y municipios volcados en el turismo. Como en la Costa del Sol, el clima es benigno aunque en esta zona algo más lluvioso en invierno y las estaciones intermedias. El parque nacional de Doñana divide la costa en dos y es de los pocos litorales españoles sin ocupar dado su alto nivel de protección. En su zona sur destaca además la última selva mediterránea que queda en Europa: el parque natural de los Alcornocales (https://elblogdecesarmb.blogspot.com.es/2015/02/la-ultima-selva-en-la-peninsula-iberica.html).  Las principales ciudades en esta costa son: La Línea de la Concepción, Algeciras (estas dos de clasificación dudosa al estar entre la Costa de la Luz y la del Sol), Tarifa, Barbate, Conil de la Frontera, Chiclana de la Frontera, San Fernando, Cádiz, El Puerto de Santa María, Rota, Chipiona, Sanlúcar de Barrameda, Punta Umbría e Isla Cristina. 

RÍAS BAIXAS


Cruzando Portugal de sur a norte llegamos a unas costas radicalmente diferentes a las mediterráneas y atlánticas andaluzas. Las costas del norte son más abruptas y salvajes, por efecto de un océano muy activo en su capacidad erosiva y a un clima también más adverso, de tipo oceánico, muy lluvioso y con temperaturas en general más frías. Galicia está dividida en rías Altas y Baixas (bajas), siendo las Baixas las de la zona sur, correspondiente con la provincia de Pontevedra y parte de A Coruña. Las rías son entrantes del océano en el antiguo cauce de ríos. Según la leyenda gallega, fueron creadas cuando Dios puso su mano sobre la Tierra, puesto que solo una mano divina podría crear tanta belleza, y así es: visitar las rías es una experiencia inolvidable. En total son seis rías: Corcubión, Muros y Noya, Arousa, Pontevedra, Aldán y Vigo. Además son interesantes las Islas Atlánticas situadas frente a ellas. Afortunadamente esta región no recibe el turismo masivo de sol y playa del Mediterráneo por motivos obvios (el clima) y no está tan explotada. Las principales ciudades de las Rías Baixas son: A Guarda, Baiona, Vigo, Redondela, Cangas de Morrazo, Marín, Pontevedra, Sanxenxo, O Grove, Cambados, Vilanova de Arousa, Vilagarcía de Arousa, Riveira, Noia, Cee y Finisterre. En este lejano cabo, el último del mundo conocido para los romanos, de ahí su nombre, acaban las Rías Baixas y comienzan las Altas. 

RÍAS ALTAS



A partir del cabo Finisterre hasta la última ría, ya compartida con Asturias, se extienden las Rías Altas. Son más salvajes y menos urbanas que las Baixas y también menos turísticas pero aún así son fascinantes de visitar. Incluyen, en su zona oeste, a la famosa Costa de la Muerte, seriamente dañada por el vertido de fuel del Prestige en 2002, y al este la Mariña Lucense, la costa de la provincia de Lugo al mar Cantábrico, muy poco conocida pero extraordinaria por su conservación natural y poca explotación urbanística al ser muy rural. Así, son diez rías en total: A Coruña, Betanzos, Ares, Ferrol, Cedeira, Ortigueira, Barquero, Viveiro, Foz y Ribadeo. Así, las ciudades son escasas: A Coruña, Ferrol, Ortigueira, Viveiro, Foz y Ribadeo. 

COSTA VERDE


Se corresponde con el largo litoral del Principado de Asturias, unos 400 km de largo. Su nombre es bastante lógico: es una tierra siempre verde por sus precipitaciones continuas durante casi todo el año, y lo tiene de manera oficial desde 1969. En Asturias también hay rías (Avilés, Villaviciosa, etc), aunque en menor cantidad que en Galicia. La población se concentra en la cuenca central del Principado y el resto está poco habitado y es rural, por lo que no es una costa muy explotada, afortunadamente. Sus principales ciudades de oeste a este son Avilés, Luanco, Gijón, Ribadesella y Llanes.

COSTA DE CANTABRIA


El litoral de Cantabria es casi tan complejo como el gallego al poseer varias rías que lo hacen muy articulado. El clima es igual al de las anteriores costas aunque esta costa está más poblada que la Verde y la Mariña Lucense, por lo que soporta más presión demográfica. Aún así, sigue bien conservada y no ha sido muy dañada por la acción humana. De esta manera la Costa de Cantabria posee más ciudades significativas, de oeste a este: Comillas, Suances, Santander, Noja, Santoña, Laredo y Castro Urdiales. 

COSTA VASCA


La última costa de la España peninsular es la Vasca, que se corresponde con el litoral de las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa y se extiende también al País Vasco francés. Es una costa también bastante abrupta ya que los Montes Vascos tienen prolongaciones prácticamente hasta la costa. Aún así, está bastante poblada y urbanizada, sobre todo en la zona de la ría del Nervión por la existencia del Gran Bilbao, y en Guipúzcoa. De esta manera, posee varias ciudades relevantes: Portugalete, Getxo, Bermeo, Ondarroa, Zumaya, Zarauz, San Sebastián e Irún en zona española, y Hendaya, San Juan de Luz y Biarritz en Francia. 

OTRAS COSTAS ESPAÑOLAS

Islas Baleares: un total de algo más de 1.400 km de costa en el Mediterráneo con sus cinco islas principales: Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera y Cabrera, más sus islotes. Las capitales insulares, Palma de Mallorca, Mahón e Ibiza son litorales, más ciudades relevantes como Alcúdia o Ciudadela de Menorca. 

Canarias: un total de casi 1.590 km de costa en el Atlántico frente a África con sus siete islas principales: Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote, La Palma, La Gomera y El Hierro, más los islotes como el Archipiélago Chinijo al norte de Lanzarote. Las capitales insulares, salvo la pequeña Valverde en El Hierro, están en las costas: Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Arrecife, Puerto del Rosario, Santa Cruz de la Palma y San Sebastián de La Gomera, además de otras ciudades más pequeñas. 

Ceuta y Melilla: las dos ciudades autónomas españolas en el norte de África también son costeras, con 20 y 9 km de costa cada una al mar Mediterráneo. 

viernes, 26 de agosto de 2016

España en los Juegos Olímpicos




La participación española en los recientes Juegos Olímpicos de Río 2016 (espléndida, como veremos más adelante) es la última de una larga serie que se remonta al año 1900, cuando se celebraron las segundas Olimpiadas de la Era Moderna. 

En este post vamos a hacer un repaso histórico de España en los Juegos Olímpicos desde 1900, contando con el parón de participación hispánica entre 1904 y 1920 y la no asistencia a los de 1936 (por imposibilidad ante el estallido de nuestra guerra civil). Desde las Olimpiadas de 1948 nuestra participación se ha mantenido en todas las celebradas hasta hoy, aunque veremos que con resultados muy variables. 

Por desgracia, en España nunca se han potenciado excesivamente deportes que no sean el fútbol y solo en las últimas décadas se han abierto paso, con dificultades, otras modalidades deportivas como el baloncesto, el balonmano, el tenis, la natación, etc. Esto se ha reflejado en los pobres resultados de España en los Juegos hasta la década de 1980 y solo desde que nuestro país albergó los Juegos, en Barcelona 1992, nuestros resultados han sido aceptables. Esto no significa que España no deba seguir mejorando e incentivando el deporte y, de hecho, los recortes provocados por la crisis económica desde 2008 han hecho mucho daño a la partida destinada a preparar a nuestros deportistas. Por otro lado, en los Juegos Olímpicos de Invierno España sigue obteniendo resultados muy pobres fruto de la poca práctica de estos deportes en nuestro país y a la poca promoción que se hace de los mismos.
Por otro lado, hay que señalar que la escasa tradición olímpica de España hizo que no fuésemos los anfitriones de los Juegos hasta finales del siglo XX. Barcelona fue la primera ciudad española en intentarlo, aspirando a organizar Juegos en las ediciones de 1924, 1936 y 1940 (en 1924 ganó París, en 1936 Berlín y en 1940 Tokio, aunque estos últimos finalmente no fueron celebrados). Finalmente, en 1992 logró hacerse con los Juegos y su organización fue sobresaliente y muy exitosa. Madrid también ha intentado repetidas veces organizar los Juegos, sin éxito hasta ahora. Primero lo intentó en 1972, siendo derrotada por Múnich. Posteriormente, lo ha intentado a los Juegos de 2012, 2016 y 2020, con derrotas sucesivas ante Londres, Río y Tokio. Por último, Sevilla aspiró a los Juegos de 2004 y 2008, sin éxito ya que no logró pasar a la clasificación final (fueron celebrados finalmente en Atenas y Pekín). Todo parece indicar, por tanto, que faltan muchos años antes de que España vuelva a albergar unos Juegos. En cuanto a los de Invierno, nunca han sido celebrados en nuestro país aunque se ha intentado con las candidaturas fallidas de Jaca, en Huesca, de 1998, 2002, 2010 y 2014. 

ATENAS 1896

España no participó en la primera Olimpiada de la Era Moderna, impulsada por el barón Pierre de Coubertin. Sin embargo, sí se mostró interés en la misma. 

PARÍS 1900

Primera participación española en los Juegos Olímpicos. Enviamos ocho deportistas para tres deportes diferentes. Obtuvieron una única medalla de oro en pelota vasca, deporte que ya no está en el programa oficial de los Juegos. 

SAN LUIS 1904, LONDRES 1908, ESTOCOLMO 1912

España no participó en esos tres Juegos Olímpicos. 

(BERLÍN 1916) Cancelados por la Primera Guerra Mundial 

AMBERES 1920

Desde entonces España ha participado en todas las Olimpiadas menos en 1936. En Amberes envió una delegación de 59 deportistas, todos hombres, para seis deportes. Se consiguieron dos medallas de plata: una en fútbol y otra en polo. Este último deporte ya no forma parte del programa de los Juegos. También se lograron dos diplomas olímpicos.  

PARÍS 1924

En esta edición se hizo un mayor esfuerzo y España envió a 111 deportistas, entre ellos las dos primeras mujeres, para 12 deportes. Sin embargo, ese esfuerzo no se vio recompensado con medallas: no se consiguió ninguna en esta edición pero sí siete diplomas olímpicos.  

ÁMSTERDAM 1928

Así, no es de extrañar que cuatro años después la delegación fuera más reducida: 85 deportistas, todos hombres, para 9 deportes. Se logró una medalla de oro en hípica, en la modalidad de saltos por equipos, y tres diplomas olímpicos. 

LOS ÁNGELES 1932

La lejanía de la sede y los escasos medios del Comité Olímpico Español hicieron que en esta edición solo acudieran seis deportistas, todos hombres, para dos deportes. Se logró, eso sí, una medalla de bronce en vela y un diploma olímpico. 

BERLÍN 1936

Hubo un intento de boicot a los Juegos de 1936 debido a que se celebraron en la Alemania Nazi y a que el régimen de Hitler planeaba su uso como propaganda. Sin embargo, España al final no participó debido a que solo días antes del inicio de las Olimpiadas había estallado nuestra Guerra Civil. Los deportistas de hípica que estaban ya en la capital alemana tuvieron que volver a España. 

(TOKIO/HELSINKI 1940) (LONDRES 1944) Cancelados por la Segunda Guerra Mundial

LONDRES 1948

España acudió a los Juegos de Londres 1948 a pesar del aislamiento internacional al que estaba sometida. Envió a 64 deportistas, todos hombres, para competir en nueve deportes. Se logró una medalla de plata en hípica, en concreto saltos por equipos, misma modalidad en la que se logró medalla en Ámsterdam 1928 así como cinco diplomas olímpicos. 

HELSINKI 1952

En esta ocasión España redujo su delegación a 29 deportistas, otra vez todos hombres, para seis deportes. Se logró una medalla de plata en tiro, pistola 50 metros. 

MELBOURNE 1956

España decidió boicotear estos Juegos en protesta a la invasión soviética de Hungría de ese año. Sin embargo, sí participó en las pruebas de hípica (seis deportistas) que se celebraron seis meses antes en Estocolmo. España no consiguió ninguna medalla en las mismas aunque sí un diploma olímpico. 

ROMA 1960

 Al fin España logró organizar una delegación más amplia, la mayor hasta la fecha: 144 deportistas, entre ellos 11 mujeres, para competir en 16 deportes. Se logró una única medalla de bronce en hockey sobre hierba masculino además de tres diplomas olímpicos. 

TOKIO 1964

La mayor lejanía de Japón hizo que la delegación se redujera en esta ocasión: 53 deportistas, tres de ellos mujeres, para nueve deportes. España no consiguió ninguna medalla aunque sí cuatro diplomas olímpicos. 

MÉXICO 1968

La delegación volvió a crecer para acudir a los primeros Juegos en un país hispanohablante y con cultura hispánica: México. En total acudieron 124 deportistas, con solo dos mujeres entre ellos, para 11 deportes. No se logró ninguna medalla aunque sí tres diplomas olímpicos y la medalla de oro en pelota vasca, que fue deporte de exhibición. 

MÚNICH 1972

España envió a la ciudad germana a 123 deportistas, cinco de ellos mujeres, para competir en 15 deportes. Se consiguió una única medalla de bronce en boxeo, más cuatro diplomas olímpicos. 

MONTREAL 1976

La delegación española estuvo compuesta por 114 deportistas, entre ellos 11 mujeres, para 13 deportes. Se consiguieron dos medallas de plata en piragüismo y vela así como siete diplomas olímpicos. La mejora de España en los Juegos Olímpicos había comenzado, aunque poco a poco. 

MOSCÚ 1980

El gran crecimiento de los resultados de España en los Juegos llegó con Moscú 1980. A pesar del boicot de EEUU y varios de sus aliados a esta Olimpiada, España participó aunque bajo la bandera olímpica. La delegación estuvo formada por 156 deportistas, nueve mujeres, para 16 deportes. Se lograron una medalla de oro en vela, tres de plata en atletismo, hockey sobre hierba y piragüismo y dos de bronce en natación y piragüismo que sumaron un total de seis medallas, además de 13 diplomas olímpicos. En solo una edición se había conseguido casi tanto como desde 1900. 

LOS ÁNGELES 1984

La buena racha continuó cuatro años después en EEUU. Volvió a haber un gran boicot pero España envió a 180 deportistas, aunque aún con un número bajo de mujeres, 16, para 19 deportes. El abanderado fue el regatista Alejandro Abascal. Se logró una medalla de oro en vela, dos de plata en baloncesto y remo y dos de bronce en atletismo y piragüismo. En total cinco medallas además de 24 diplomas olímpicos. 

SEÚL 1988

Hubo un descenso de resultados respecto a los Juegos anteriores en Seúl, antesala de Barcelona, en donde España debía mostrar su calidad organizativa y capacidad de competición. Aún así, destacó la gran delegación enviada: 231 deportistas, 31 mujeres, para 20 deportes, un récord. La abanderada fue la Infanta Cristina de Borbón, hija del rey Juan Carlos I. Se lograron una medalla de oro en vela, una de plata en tenis y dos de bronce en natación y tiro, cuatro en total, más 16 diplomas olímpicos. 

BARCELONA 1992


 El gran éxito para España en unos Juegos Olímpicos llegó cuando el país fue el anfitrión de los mismos en Barcelona 1992. Se hizo un gran esfuerzo que se vio recompensado de manera más que satisfactoria con unos resultados impensables hasta la fecha: 22 medallas y 41 diplomas olímpicos. La delegación fue enorme, la más grande de la historia olímpica española: 430 deportistas, 129 mujeres, que rompió todos los records y que aún no ha sido superada. Participaron en 25 deportes diferentes. El abanderado fue el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, actual rey Felipe VI. En cuanto al medallero, se lograron trece medallas de oro (que colocaron a España en un histórico sexto puesto en el medallero final), dos de ellas en atletismo, una en ciclismo en pista, una en fútbol, otra en hockey sobre hierba, dos en judo, una en natación, otra en tiro con arco y cuatro en vela. Se consiguieron siete medallas de plata, dos en tenis y una en vela, waterpolo, gimnasia rítmica, boxeo y atletismo. Finalmente, se lograron dos de bronce en atletismo y tenis. Así, España logró un resultado que no se ha vuelto a repetir de momento. 

ATLANTA 1996

Se siguió la estela brillante de Barcelona aunque, como ya hemos mencionado, no se ha superado. Sin embargo, los resultados desde 1992 han sido satisfactorios. En Atlanta la delegación española estuvo formada por 292 deportistas, 95 mujeres, en 19 deportes. El abanderado fue el regatista Luis Doreste. Se lograron cinco medallas de oro, dos en vela y una en ciclismo en ruta, en gimnasia rítmica y en waterpolo; seis de plata, dos en tenis y una en atletismo, ciclismo en ruta, hockey sobre hierba y judo; y otras seis de bronce, dos de judo y una en atletismo, balonmano, boxeo y tenis: en total 17 medallas. Se lograron asimismo 36 diplomas olímpicos. 

SYDNEY 2000

En esta edición los resultados fueron más modestos ya que se consiguieron 11 medallas, con lo que el descenso respecto a Atlanta y Barcelona fue evidente. La delegación estuvo formada por 323 deportistas, 105 mujeres, en 22 deportes. El abanderado fue el waterpolista Manel Estiarte. De las 11 medallas, tres fueron de oro en ciclismo de pista, gimnasia y judo; tres de plata en boxeo, fútbol y taekwondo; y cinco de bronce en atletismo, balonmano, ciclismo de montaña, natación y tenis. A estas se sumaron 43 diplomas olímpicos. 

ATENAS 2004

Cuatro años después del bajón de Sydney España logró aumentar sus resultados hasta convertirse Atenas en la segunda edición con más medallas tras Barcelona: 20. Se enviaron 317 deportistas, 140 mujeres, lográndose al fin una mayor equidad entre sexos, que compitieron en 23 deportes. La abanderada fue la judoka Isabel Fernández. Fueron tres medallas de oro en gimnasia, piragüismo y vela; 11 de plata, dos en vela y ciclismo en pista y una en atletismo, ciclismo de montaña, hípica, piragüismo, tenis, tiro y vóley playa; seis de bronce, dos de atletismo y ciclismo en pista y una en gimnasia e hípica. Por tanto, muchas medallas pero pocas de oro. Además, se consiguieron 51 diplomas olímpicos. 

PEKÍN 2008

Hasta los últimos Juegos de Río, Pekín 2008 había sido la segunda mejor edición para España tras Barcelona 1992 al conseguir 18 medallas, cinco de oro. Compitieron 286 deportistas, 122 mujeres, en 25 deportes. El abanderado fue el piragüista David Cal, el cual tiene el récord de medallas de entre los deportistas españoles: cinco. Las medallas fueron cinco oros en ciclismo en ruta, ciclismo en pista, piragüismo, tenis y vela; 10 de plata, dos de natación sincronizada y piragüismo y una de baloncesto, ciclismo en pista, gimnasia artística, hockey hierba, tenis y vela; y tres de bronce en balonmano, ciclismo en pista y esgrima. Además se consiguieron 36 diplomas olímpicos. 

LONDRES 2012

En esta edición se notó el descenso de las subvenciones al deporte y a la preparación para los Juegos debido a la crisis económica. Aún así, se consiguieron 17 medallas, pero solo tres de oro. La delegación también fue algo más pequeña: 278 deportistas, 112 mujeres, en 23 deportes. El abanderado fue el jugador de baloncesto Pau Gasol. Se consiguieron tres oros, dos en vela y uno en taekwondo; 10 platas, dos en natación, piragüismo y taekwondo y una en baloncesto, natación sincronizada, triatlón y waterpolo; y cuatro de bronce en balonmano, lucha libre, natación sincronizada y piragüismo en eslalon. Además se lograron 30 diplomas olímpicos. 

RÍO 2016


En los últimos Juegos España ha logrado su segunda mejor participación de la historia. Los resultados han sido muy buenos y nuestro olimpismo ha sobrevivido a los recortes en deporte: 17 medallas pero siete de ellas de oro (solo superadas por las 13 de Barcelona), lo que ha elevado al país en el medallero al puesto 14º por detrás de las grandes potencias deportivas del mundo. También la delegación creció hasta 306 deportistas y casi igualando el número de hombres y mujeres: 163 y 143 respectivamente en 25 deportes. Las mujeres en esta edición han tenido un papel clave, al igual que en Londres 2012. El abanderado ha sido el tenista Rafael Nadal. Las 17 medallas han sido las siguientes: 

7 oros:
-          Mireia Belmonte, natación.
-          Maialen Chourraut, piragüismo en eslalon.
-          Marc López y Rafa Nadal, dobles de tenis.
-          Marcus Walz, piragüismo.
-          Saúl Craviotto y Cristian Toro, piragüismo.
-          Carolina Marín, bádminton.
-          Ruth Beitia, atletismo. 

4 platas:
-          Orlando Ortega, atletismo.
-          Eva Calvo, taekwondo.
-          Equipo femenino de baloncesto.
-          Equipo de gimnasia rítmica. 

6 bronces:
-          Mireia Belmonte, natación.
-          Lidia Valentín, halterofilia.
-          Joel González, taekwondo.
-          Saúl Craviotto, piragüismo.
-          Equipo masculino de baloncesto.
-          Carlos Coloma, ciclismo de montaña. 

Además, se han conseguido 38 diplomas olímpicos.