viernes, 30 de septiembre de 2016

Influencias reales en Harry Potter



Cartel promocional de la película Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Parte 2.
Harry Potter es una de las series de libros más famosas de las últimas décadas. Creada por J. K Rowling, la cual la ambientó en su Gran Bretaña natal, narra la vida de un joven mago, Harry Potter, huérfano desde que tenía un año por la maldad de Lord Voldemort, un mago malvado que desea hacerse con el poder en el mundo de los magos. Lo interesante de Rowling es cómo integró ese ficticio mundo mágico en un contexto de normalidad, ya que los magos viven con sus propios gobiernos al margen de los no mágicos (a los que llaman muggles), quienes no saben nada de los magos gracias a la discreción de estos y a su capacidad mágica. 

Así, Rowling trata en sus libros principalmente a los magos pero siempre teniendo en cuenta a los no mágicos, puesto que Harry vive en verano con sus tíos maternos, muggles. El resto del año acude a un colegio interno presumiblemente en la región de Escocia, Hogwarts, que es en donde se desarrolla la mayor parte de las tramas de los libros. 

Rowling, además de tomar como referencias a otros libros de temática fantástica  y modificarlos levemente, incorpora elementos mitológicos y mágicos tradicionales (por ejemplo, en Harry Potter hay criaturas mágicas del folklore europeo como duendes, centauros, etc). Sin embargo, en este post nos vamos a centrar especialmente en los elementos inspirados por situaciones reales y que ella reflejó particularmente en sus novelas haciendo a Harry Potter una serie mucho más que fantástica. Ni qué decir tiene que este post incluye spoilers para quienes no hayan leído los libros ni visto las películas. 

Comencemos por el tema del racismo. En Harry Potter se inicia este tema prácticamente desde el principio. En Harry Potter y la Piedra Filosofal, se menciona muy brevemente, pero Draco Malfoy, rival de Harry en los libros,  menciona que a Hogwarts solo deberían acudir los hijos de magos, impidiendo el acceso a los hijos de muggles. Rowling profundiza en esto en el segundo libro, Harry Potter y la Cámara Secreta, en donde es el tema principal: de los cuatro fundadores de Hogwarts, Slytherin se negó a acoger a los hijos de muggles porque los consideraba unos traidores y creó una cámara secreta en el colegio, en donde vivía un monstruo que controlaría su descendiente para expulsar a los hijos de muggles del castillo. Por tanto, hay un tema de sangre y legitimidad para ser mago muy interesante. Se abre la cámara secreta en ese segundo libro y el monstruo comienza, efectivamente, a atacar por orden del heredero de Slytherin a los que considera tienen “sangre sucia”: una limpieza étnica que nos suena real por los nazis, que consideraban que si las personas de raza aria se mezclasen con los judíos y otros “inferiores” estarían abocados a la extinción.  Así, el racismo está presente en Harry Potter hasta el final en base a la persecución e incluso asesinato de hijos de muggles y de no mágicos por parte de los que creen que los magos son una raza superior. 
Mensaje tenebroso contra los hijos de muggles: "La cámara de los secretos ha sido abierta, enemigos del heredero...temed".
 

Otro aspecto interesante en los libros de Harry Potter es el tema de los hombres lobo y su enfermedad. No es una idea original de Rowling ya que los llamados licántropos son parte de la mitología escandinava. En la misma, son hombres que han sido mordidos por un hombre lobo y a partir de ahí cada luna llena se convierten en lobos agresivos que no responden ante nada ni nadie y no pueden controlar sus impulsos asesinos. Este tema aparece por primera vez en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. En este tercer tomo llega un nuevo profesor a Hogwarts, Lupin, que finalmente resulta que es un hombre lobo pero controlado gracias a una poción que le vuelve inofensivo aunque no impide su conversión en lobo. Así el profesor puede impartir clases en el colegio sin peligro. Nadie sabe que es un hombre lobo porque en el mundo mágico esa categoría es defenestrada y rechazada por miedo al contagio de la enfermedad. Así, los hombres lobo difícilmente tienen trabajo estable, como es el caso de Lupin, que acaba dimitiendo al final del libro. Esto recuerda un poco a personas con enfermedades reales que son injustamente discriminadas y por ello deben vivir con su enfermedad en silencio, como es el caso de la Hepatitis o del VIH. 

El actor David Thewlis interpreta a Remus Lupin en las películas. 


En Harry Potter también aparecen aspectos políticos. Conforme los libros se van haciendo más para adultos (los dos primeros son claramente para un público más infantil y el tercero es intermedio) especialmente a partir del cuarto, Harry Potter y el Cáliz de Fuego, Rowling va incluyendo estos principios. El terrorismo aparece en el mismo con la aparición de los mortífagos, grupo que apoyaba a Voldemort antes de su momentánea derrota pero que comienza a dar signos de vida de nuevo en el libro conforme Voldemort recupera su antiguo poder. Así, los mortífagos atacan a una familia de muggles ante la impotencia de las autoridades mágicas. Estas están dirigidas por el Ministerio de Magia, máximo órgano de gobierno de los magos en cada país. Luego existe la Confederación Internacional de Magos, una ONU mágica que pone de acuerdo a los magos de todo el planeta. Esta colaboración entre magos a nivel global se ve bien en este cuarto libro con eventos multinacionales como la Copa del Mundo de Quidditch (el deporte más popular de los magos, sobre escobas voladoras, y comparable al fútbol y baloncesto) y el Torneo de los Tres Magos. 

En el quinto libro, Harry Potter y la Órden del Fénix, Rowling ahonda en el aspecto político, siendo este volumen el que más se centra en ello. Voldemort ha vuelto y Harry y sus apoyos denuncian su retorno pero el Ministerio de Magia se niega a aceptar la temible verdad y descalifica a Harry y sus amigos mediante el control de la prensa, la censura, etc. Así, se incluye la represión en el mundo de Potter. La mano del Ministerio llega hasta el colegio Hogwarts, imponiendo a una nueva profesora afín al ministro de magia, Umbridge, para garantizar el control en el centro mediante concesiones de poder por decreto cada vez mayores. El director, Dumbledore, gran mago y soporte de Harry, se ve con cada vez menos competencias a favor de esa profesora. Ante esta situación, Harry y sus amigos organizan un grupo clandestino, el Ejército de Dumbledore, para formarse en defensa mágica como rechazo a las políticas represivas de Umbridge. A esta organización dentro de Hogwarts, se suma la Orden del Fénix, amparada por Dumbledore, que intenta frenar a los mortífagos ante la ceguera del gobierno mágico. Este libro tan político acaba en la misma sede del Ministerio con un combate magnífico entre los dos grandes brujos del momento, Dumbledore y Voldemort. Finalmente, el Ministerio debe aceptar el retorno del Señor Tenebroso y que ha vuelto la guerra 14 años después. Harry a partir de ahí deja de ser vilipendiado por los medios mágicos para ser reconocido. Algo muy habitual a veces en la vida real. 
 Fotograma de la película Harry Potter y la Orden del Fénix. En el periódico se lee: Fudge: todo va bien. Un ejemplo del control de los medios de comunicación por los gobiernos.

En el sexto libro, Harry Potter y el Misterio del Príncipe (en el original Príncipe Mestizo), se continúan con temas ya vistos: el racismo y la política pero ya con la guerra abierta entre el bando tenebroso de Voldemort y el bueno con la Orden del Fénix y el Ministerio de Magia, aunque con desavenencias aún entre los dos últimos. Es significativo aquí ver el cambio en la postura del Ministerio que recuerda a un hecho histórico. Hemos visto cómo el Ministerio en el libro anterior, dirigido por Fudge, hacía todo lo posible por mostrar que no pasaba nada y que aún había paz. Esto se asemeja mucho a la política de apaciguamiento del primer ministro británico Neville Chamberlain a finales de los años 30 con respecto a los nazis. Al comienzo del Misterio del Príncipe hay un nuevo ministro tras la dimisión de Fudge, Scrimgeour, que apuesta por la guerra total contra Voldemort y los suyos para defender el mundo mágico y el muggle, en una postura que recuerda a la del sucesor de Chamberlain, Churchill, en la Segunda Guerra Mundial contra los nazis. 




Inicio de la sexta película de Harry Potter con un ataque terrorista de los mortífagos.
El último aspecto que vamos a ver es el de la sexualidad. Rowling incluye los inevitables momentos de romance de todo adolescente, sobre todo en los libros cuarto y sexto (exagerados por las películas, a propósito). Sin embargo, es de destacar la inclusión de la homosexualidad en su último libro, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Este libro es el más tenebroso ya que Voldemort se hace con el poder e inicia una fuerte represión contra todos los que se le opongan y contra los hijos de muggles, que nos recuerda de nuevo a tristes sucesos históricos como el Holocausto. Sin embargo, el tema de la homosexualidad se incluye por sucesos muy anteriores a los de la historia del séptimo libro y a través de un personaje que ya ha fallecido: Dumbledore. Siendo este joven, tuvo una estrecha relación con otro gran mago, Grindelwald, e hicieron muchos planes juntos, muy ambiciosos. En el libro nunca se menciona, pero esa estrecha relación entre ambos fue algo más que amistad, lo cual ha sido reconocido por la misma Rowling, que asegura que Dumbledore es homosexual. Y del amor al odio, una vez más, Grindelwald pasa finalmente al lado tenebroso y Dumbledore debe enfrentarse a él, derrotándolo. Todo ello se narra en el séptimo libro intercalado con la historia de Harry, que acaba derrotando a Voldemort y devolviendo al mundo mágico la libertad y tolerancia perdidas con el gobierno mortífago. 
 Respuesta de Rowling a una fan que cuestionó la homosexualidad de Dumbledore:
- Muchas gracias por escribir Harry Potter. Me pregunto por qué dijiste que Dumbledore es gay, porque no le puedo ver de esa manera. 
*Quizá porque las personas gays simplemente parecen...¿personas? 
 
En conclusión, hemos visto cómo Harry Potter es mucho más que una saga de fantasía para ser algo más: una historia en donde se incluyen influencias de la realidad y de la Historia con un importante componente político y social realmente interesante.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Balance elecciones gallegas y vascas



Ayer se celebraron comicios autonómicos al Parlamento de Galicia (75 escaños) y al Parlamento Vasco (también 75 escaños). La participación ha sido más alta en Galicia (63.7 %) y ligeramente más baja en Euskadi (62.2 %). 

Los resultados fueron los siguientes:

Galicia
1.      PARTIDO POPULAR: 41 (=)
2.      EN MAREA: 14 (+5)*
3.      PARTIDO DOS SOCIALISTAS DE GALICIA-PARTIDO SOCIALISTA OBRERO ESPAÑOL: 14 (-4)
4.      BLOQUE NACIONALISTA GALEGO: 6 (-1)

*Respecto a los resultados de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) en 2012.

Euskadi
1.      EUZKO ALDERDI JELTZALEA-PARTIDO NACIONALISTA VASCO: 29 (+2)
2.      EUSKAL HERRIA BILDU: 17 (-4)
3.      ELKARREKIN PODEMOS: 11 (+11)
4.      PARTIDO SOCIALISTA DE EUSKADI-EUSKADIKO EZKERRA-PSOE: 9 (-7)
5.      PARTIDO POPULAR: 9 (-1)

Los resultados permiten extraer una serie de conclusiones teniendo en cuenta la situación de bloqueo político de España desde el pasado diciembre. 

En Euskadi:
-          El PNV aumenta dos escaños su representación y consolida su mayoría simple en Euskadi, ganando en las tres provincias vascas, en especial en Vizcaya, territorio históricamente favorable a esta formación. Su propuesta moderada sigue convenciendo al electorado vasco mayoritariamente y no va a tener complicado formar gobierno ya que solo necesita nueve escaños adicionales que podría lograr con el PSE-EE, con el que ya tiene un pacto de gobierno en las tres diputaciones forales del País Vasco. Así, Iñigo Urkullu seguirá siendo lehendakari con total probabilidad.
-          EH Bildu salvó los muebles a pesar de perder cuatro escaños respecto a 2012. Sigue siendo la segunda fuerza de Euskadi aunque a distancia del PNV y perdiendo la mayoría en la provincia de Guipúzcoa. Sin embargo, el voto respecto a las últimas dos generales ha sido dual: mientras que en estas Bildu se desplomó por efecto de Podemos, en las autonómicas ha recuperado terreno. Finalmente no ha tenido un candidato a lehendakari tras la inhabilitación de Otegi por vínculos con ETA, lo cual tampoco ha perjudicado a la formación en especial.
-          Elkarrekin Podemos es una coalición de Podemos, Izquierda Unida y Equo semejante a la de las elecciones generales de junio. Ha logrado un buen resultado, 11 escaños, pero muy por detrás de las expectativas surgidas tras ganar las dos últimas elecciones generales en Euskadi. No ha logrado superar tampoco a Bildu, pero sí se ha hecho con gran parte del voto de izquierdas tradicional del PSE-EE.
-          El PSE-EE ha logrado un resultado pésimo, el peor de su historia reciente, al lograr solo nueve escaños, tres en cada provincia vasca. Ha pasado en pocos años de gobernar Euskadi con 25 escaños a ser la cuarta fuerza política de la comunidad, lastrado por la irrupción de Podemos. La reflexión es imprescindible para el futuro de esta formación tanto a nivel autonómico como nacional.
-          El PP ha perdido un escaño respecto a 2012 y por primera vez iguala al PSOE en Euskadi. Sin embargo, solo ha conseguido salvar los muebles gracias a su fuerza en Álava, en donde ha conseguido cinco de sus nueve escaños, por lo que su peso en el resto del País Vasco es residual, algo que contrasta con sus victorias a nivel nacional.
-          Ningún otro partido ha logrado representación en el Parlamento Vasco. El más cercano a conseguirla ha sido Ciudadanos, que no ha logrado el deseado escaño por Álava al que aspiraba en sustitución de UPyD, que tuvo un escaño por esa provincia en 2009 y 2012. Se evidencia así la extrema debilidad de este partido en Euskadi.
-          El Parlamento Vasco queda dominado nuevamente por las fuerzas nacionalistas (PNV y EH Bildu) y las dos fuerzas constitucionalistas (PSE-EE y PP) quedan relegadas a los últimos puestos, lo que debe incitar a una reflexión sobre el futuro encaje de Euskadi en el conjunto de España. 

En Galicia:
-          El PP revalida la mayoría absoluta de 2012 con idénticos escaños, 41, y sacando nada menos que 27 escaños a las siguientes formaciones, ganando además en las cuatro provincias gallegas. El peso de los conservadores en Galicia siempre ha sido enorme y ha gobernado la comunidad durante la mayor parte de los últimos 35 años. Así, es la única comunidad autónoma que conservará una mayoría absoluta que se ha convertido desde 2015 en un fenómeno extraño en España. Alberto Núñez Feijoo continuará, de momento, siendo presidente de la Xunta, y se postula como futuro sucesor de Rajoy al frente del PP nacional.
-          En Marea se constituyó como partido instrumental el pasado julio ganando la partida a Podemos, que aspiraba mantenerlo como una coalición junto a Esquerda Unida, Equo, los nacionalistas de Anova y ¡las mareas municipales. Sin embargo, tuvo que ceder e integrarse en el nuevo partido, desapareciendo sus siglas del panorama gallego. Parece que no ha sido mala opción, ya que han logrado 14 escaños, superando los 9 de su predecesora AGE, y superando al PSOE en casi 20.000 votos, lo que se ha llamado “sorpassiño”. Se convierten así en el principal partido de la oposición al PP.
-          El PSdeG-PSOE se ha desplomado como sus compañeros de Euskadi. Pasa de 18 a 14 escaños y a ser tercera fuerza en votos, ahondando la crisis del PSOE a nivel nacional. Sobre todo ha perdido apoyos en las ciudades, mientras que en el campo ha logrado seguir siendo segundo, algo insuficiente al final. Como en la comunidad vasca, a los socialistas gallegos les espera la reflexión y participación en el futuro de su partido en España.
-          El BNG ha salvado bien la situación y solo ha perdido un escaño respecto a 2012, demostrando su implantación en la comunidad. La irrupción de En Marea, en donde está integrada Anova, escisión del BNG, supuso que en las dos elecciones generales celebradas el BNG perdiera toda su representación, la cual tenía desde hace 20 años. Ahora consigue sobrepasarse y lograr un resultado bastante digno y que permite que siga habiendo una formación claramente nacionalista en Galicia.
-          Sin representación ha quedado Ciudadanos, al igual que en el País Vasco, tras una mala campaña plagada de errores y ante la dificultad de penetrar en un territorio en el que el centro-derecha está completamente asumido por el PP. Galicia es, junto a Euskadi y Navarra, la comunidad más adversa a la formación naranja.
-          El Parlamento de Galicia se convierte en una rara avis en el conjunto de España al tener un partido claramente dominante, dos de tamaño medio y uno pequeño. Por lo demás, los nacionalistas pierden peso en el conjunto del parlamento ante la fortaleza conservadora.

jueves, 22 de septiembre de 2016

El nuevo urbanismo en Torrejón



Hacía mucho que no escribía un post sobre mi ciudad, Torrejón de Ardoz. Esta villa (título que le fue otorgado por el rey Felipe II) ha dejado de ser un pequeño pueblo castellano entre Madrid y Alcalá de Henares y hoy es una ciudad de casi 130.000 habitantes situada en pleno Corredor del Henares, una de las zonas económicas y demográficas más potentes del país a pesar de la severidad de la crisis en la región por efecto del desmantelamiento de la industria local. 

En los años 50 y 60 fue cuando Torrejón vio sobrepasados sus límites (que se corresponden con parte de lo que hoy es el casco antiguo de la localidad), en especial hacia el este y el oeste. Esos barrios, construidos en muchos casos a toda prisa para alojar a la gran cantidad de emigrantes que llegaban desde zonas rurales en esa época, han tenido que ser modernizados con el paso de los años y se ha tenido que garantizar que tengan todos los servicios necesarios. Algunos de esos primeros grandes barrios fueron El Rosario, Las Fronteras, Orbasa, Las Veredillas o Parque Cataluña. 

Sin embargo, España acabó incorporando con el paso de las décadas los nuevos modelos de urbanismo planteados previamente en el extranjero, como el de ciudades jardín perfectamente planificadas, con amplias zonas verdes y servicios garantizados. Torrejón no se vio al margen de esa modernización del urbanismo y los barrios creados desde finales de los 80 y los 90 siguen esa filosofía de orden y planificación. 

Uno de los primeros fue el barrio de El Juncal y el Arrope, conocido simplemente como Juncal. Se sitúa al este del municipio, en una zona antes ocupada por cultivos que había quedado vacía entre las urbanizaciones de Las Veredillas (Murguía o Montserrat), el antiguo barrio de los americanos (colonia El Saucar, en donde vivían muchos militares estadounidenses de la Base Aérea antes de su devolución plena a España en 1992), la autovía A-2 y la vía de tren Madrid-Barcelona. El barrio se estructura en una zona sur, con doce manzanas trazadas mediante plano octogonal, y una zona norte con menos manzanas y viviendas pero más servicios. La zona central del barrio son servicios varios, incluida una gran zona verde. Se plantean tres vías principales: al norte la prolongación de la Avenida de Madrid hasta la Carretera de la Base al este, con cuatro carriles ya que es salida hacia la A-2; en la zona central del barrio la prolongación de la calle Londres como zona comercial con locales en el lado de las viviendas; y cerrando el barrio por el sur la Avenida de la Constitución, vía principal de la ciudad, por lo que tiene cuatro carriles, dos en cada sentido. 

Todas las viviendas son edificios en altura (no hay unifamiliares en el Juncal) pero debido a la cercanía de la Base Aérea no superan las siete plantas y la mayoría son de cinco como máximo, incluyendo los áticos, presentes en casi todos los pisos del barrio. Así mismo, todos los bloques de viviendas en el barrio disponen de garaje propio (lo cual no ha impedido que haya habido problemas de aparcamiento) y la mayoría tienen en su urbanización jardines y piscina. Además, el barrio dispone en su suelo de servicios como un colegio, dos institutos, una biblioteca, un complejo deportivo con velódromo y pistas y centro de salud. 

Al Juncal se siguieron otros barrios de nueva creación siguiendo los principios del urbanismo moderno. Dos muy relevantes en la década de 1990 fueron La Zarzuela y Los Fresnos. La primera se sitúa en lo que entonces era el fin del municipio por el este, en un terreno en donde en 1843 ocurrió la batalla de Torrejón que provocó la caída del general Espartero como regente de España. En este caso son también bloques de edificios en altura entre la avenida de la Constitución y la A-2. Al oeste dispone de una importante zona verde con montaña artificial y de otros parques más pequeños. Al contrario que el Juncal, dispone de calles peatonales en su interior planteadas como jardines. Como aquel, dispone de servicios como un colegio, una escuela infantil, campos de fútbol, etc. La avenida central del barrio, la de Cristóbal Colón, alberga espacios comerciales. 

En cuanto a Los Fresnos, se sitúa al suroeste de Torrejón y está planteado también con plano octogonal. La zona este son viviendas en altura de cómo mucho cinco plantas y la mitad oeste son viviendas unifamiliares, algunas en promociones y otras de construcción independiente. Entre ambas zonas hay algunas viviendas en altura de tan solo tres plantas. Los servicios de este barrio son más limitados, desde el transporte al comercio. Aún así, dispone de dos colegios, un centro de salud, un centro cultural y además alberga la ciudad deportiva de Torrejón. Al oeste del barrio tiene una amplia zona verde. 
 
En la década de los 2000 se continuó la expansión de la ciudad por el este, primero con La Mancha Amarilla y, más tarde, con Soto del Henares, este último un gran barrio con viviendas en altura y también unifamiliares que aún está en proceso de construcción debido al freno que supuso la crisis económica a partir de 2008. De nuevo se plantean amplias zonas verdes y numerosos servicios educativos, sanitarios, comerciales y de transporte, destacando una estación de tren. 
 La Mancha Amarilla
Soto del Henares, zona central.

Así, se puede observar cómo el urbanismo moderno también ha llegado a esta ciudad con nuevos desarrollos urbanísticos desde los 80 y 90 dirigidos a plantear una ciudad más ordenada y con mejores servicios.