viernes, 14 de abril de 2017

Símbolos de banderas: los colores paneslavos



El este de Europa es territorio eslavo. Es cierto que hay algunas excepciones, como los húngaros (únicos en su etnia y en su idioma, que ni siquiera es de origen indoeuropeo), los rumanos (latinos en origen como releva su propio nombre), los albaneses o los pueblos bálticos (los estonios tienen relación con los fineses y letones y lituanos son una rama propia); pero, en general, Europa Oriental es eslava. El núcleo de ese pueblo se situaba en los Cárpatos en la Antigüedad pero las migraciones de los pueblos germánicos hacia el oeste hicieron que los eslavos se expandiesen por todo el este y sureste europeos. Incluso hubo un grupo destacado de eslavos en la Península Ibérica, en concreto en al-Ándalus y de religión musulmana, destacando por ser uno de los muchos grupos étnicos que convivieron (difícilmente) en la sociedad andalusí. 

Así, actualmente nos encontramos con tres grupos de pueblos eslavos: primero, los eslavos occidentales, que viven entre el mar Báltico, el río Danubio y el Vístula, entre los que destacan los polacos, los checos, los eslovacos o los silesios. Segundo, los eslavos del sur, situados en los Balcanes, destacando serbios, croatas, eslovenos, bosnios, búlgaros, macedonios o montenegrinos. Como dato interesante hay que destacar que la antigua Yugoslavia significaba “tierra de los eslavos del sur”. Y, por último, los eslavos orientales, que también son el grupo más numeroso al incluir a los rusos, ucranianos, bielorrusos, etc. 
Países de mayoría eslava en Europa divididos entre eslavos occidentales, orientales y del sur.

Durante siglos estuvieron divididos (y todavía hoy lo están) pero en el siglo XIX surgió el paneslavismo, que apostaba por la unión cultural, religiosa y política de todos los pueblos eslavos. El gran enemigo del paneslavismo en sus primeros años fue el Imperio Austrohúngaro, que controlaba grandes territorios de mayoría eslava, y su gran apoyo el Imperio Ruso. Relacionada con estas tensiones estuvo la Primera Guerra Mundial, iniciada en los Balcanes ante la ocupación austrohúngara de Bosnia y los deseos expansionistas de Serbia. Una vez finalizada la guerra, surgieron varios Estados eslavos: Polonia, Checoslovaquia y, sobre todo, Yugoslavia. En la Segunda Guerra Mundial el paneslavismo también fue utilizado por la URSS para sumar apoyos en Europa Oriental. Actualmente, sin embargo, es un movimiento poco atractivo en muchos países al verlo como una excusa al imperialismo ruso. 

A pesar de esto último, los colores paneslavos sí están presentes en varias banderas de países europeos, lo que refleja la importancia que llegó a tener ese movimiento. Se trata del rojo, el azul y el blanco, inspirados en la bandera del principal país eslavo, Rusia. Todos los países que vamos a ver a continuación tienen estos colores en sus banderas a excepción de Bulgaria, que sustituyó la franja azul por una verde. 

Escudo de Moscú, posible origen de los colores paneslavos.



RUSIA: Es una bandera tricolor con tres franjas horizontales de igual anchura (blanca, azul y roja) que data del siglo XVII y se ha usado desde entonces en Rusia a excepción del periodo soviético, en el que el rojo era el color por antonomasia. La leyenda señala que los colores provienen de la bandera de Países Bajos debido a un viaje que realizó el zar Pedro el Grande a ese país, sustituyendo el naranja por el rojo. No obstante, esto es una leyenda y los colores provendrían del escudo del Principado de Moscovia, en el cual aparece San Jorge con una armadura blanca y montado en un caballo blanco, llevando una capa azul y sobre un fondo rojo. 

SERBIA: Es igualmente tricolor y con los mismos colores pero invertidos: rojo, azul y blanco. Esto se debe a que una delegación serbia acudió a pedir ayuda a Rusia contra los turcos, entonces gobernantes de Serbia. Los rusos les prometieron su ayuda y, a cambio, los serbios les pidieron permiso para usar su bandera. A partir de ahí hay dos interpretaciones: que los serbios olvidaron el orden de los colores o que los rusos no les permitieron usar su bandera y, por tanto, los serbios invirtieron los colores. A la izquierda de la misma se sitúa el escudo del país con un águila bicéfala con un escudo a su vez y una corona real sobre el conjunto. 

ESLOVAQUIA: En este caso el orden de los colores es el mismo al ruso: blanco, azul y rojo. Por ello, el uso del escudo es fundamental para distinguirla de la rusa, situado en el centro a la izquierda y que muestra un fondo rojo y, sobre él, una cruz blanca patriarcal sobre tres colinas azules. Su origen está en la primera bandera de una Eslovaquia independiente en 1939 y fue recuperada con la independencia definitiva en 1993. 

ESLOVENIA: Exactamente igual a la anterior aunque con una proporción 1:2 y con el escudo nacional en la parte superior izquierda, que representa el monte Triglav, el más alto del país, en color blanco y en fondo azul con dos líneas ondulantes que representan el mar Adriático y los ríos eslovenos, así como tres estrellas sobre el mismo de color amarillo formando un triángulo invertido. Esta bandera es muy moderna, ya que fue creada tras la independencia de Eslovenia en 1991. 

YUGOSLAVIA: Los distintos Estados que utilizaron ese nombre entre 1918 y 2006 utilizaron una bandera muy parecida, con variaciones solo en el escudo (época monárquica) o una gran estrella roja en época socialista: tres franjas horizontales con los colores azul, blanco y rojo, tomados de los colores paneslavos. Con la desaparición de Serbia y Montenegro, último país representante de la idea de Yugoslavia, dejó de existir. 
 Última bandera de Yugoslavia de 1992 a 2003 y de Serbia y Montenegro entre 2003 y 2006.

CROACIA: Es similar a la bandera yugoslava pero con los colores invertidos: rojo, blanco y azul. En el centro se sitúa el escudo de Croacia, con un blasón ajedrezado con una corona compuesta a su vez por los cinco escudos de las regiones históricas de Croacia: Zagreb, Ragusa, Dalmacia, Istria y Eslavonia. 

CHECOSLOVAQUIA Y REPÚBLICA CHECA: La bandera tanto del antiguo país checoslovaco, existente entre 1919 y 1993, y de la actual República Checa es igual: dos franjas horizontales de igual anchura, la superior blanca y la inferior roja con un triángulo azul a la izquierda coincidiendo con el asta de la bandera. Con la independencia, la República Checa decidió mantener la bandera checoslovaca. Al principio de su existencia, Checoslovaquia decidió asumir una bandera con los colores históricos checos, blanco y rojo. Sin embargo, su parecido a la bandera polaca (de hecho, serían iguales) hizo que añadieran el triángulo azul, teniendo a partir de entonces los tres colores paneslavos. 

BULGARIA: Es la única bandera paneslava con un color diferente: cambia el azul por el verde. Así, consta de tres franjas horizontales con los colores blanco, verde y rojo. El blanco representa la paz, el verde la fertilidad y el rojo el coraje del pueblo búlgaro. Las primeras banderas de Bulgaria usaban todos los colores paneslavos pero, con la independencia del país en 1878, se adoptó la bandera rusa y, para distinguirlas, se cambio el color azul por el verde como gesto al carácter agrícola de Bulgaria. Desde entonces la bandera se ha mantenido y los únicos cambios han sido el uso de diferentes escudos en la parte superior izquierda (y actualmente no se dispone el escudo del país en la bandera).  

OTROS PAÍSES ESLAVOS: Montenegro a lo largo de su historia ha utilizado también los colores paneslavos en su bandera aunque desde su independencia en 2006 los ha apartado. Polonia históricamente tampoco ha apostado por los tres colores ante su enemistad con Rusia, aunque sí tiene el rojo y el blanco en su bandera. Ucrania al independizarse en 1991 también apostó por una bandera totalmente diferente al paneslavismo. Y Macedonia, Bosnia y Herzegovina y Bielorrusia tampoco tienen los colores paneslavos en su conjunto.

martes, 11 de abril de 2017

Maravillas del Mundo V: El Mausoleo de Halicarnaso



-          Gran Pirámide de Giza (2.550 a. C)
-          Jardines Colgantes de Babilonia (600 a. C)
-          Templo de Artemisa en Éfeso (750 a. C la primera construcción. Última reconstrucción posterior a 356 a. C)
-          Estatua de Zeus en Olimpia (432 a. C)
-          Mausoleo de Halicarnaso (350 a. C)
-          Coloso de Rodas (290 a. C)
-          Faro de Alejandría (280 a. C)

 Esquema cronológico sobre las Siete Maravillas, además de sus respectivas localizaciones y tamaños. 
Tras un breve descanso, retomamos la serie sobre las Siete Maravillas del Mundo antiguo, y esta vez nos centramos en la quinta maravilla más antigua, así como una de las más impresionantes por su tamaño: el Mausoleo de Halicarnaso. 
 Aspecto del Mausoleo en sus años de esplendor. 


En griego se llamaba Μαυσωλεῖον τῆς Ἁλικαρνασσοῦ ya que se situaba en una ciudad de cultura helénica, Halicarnaso, al suroeste de Asia Menor, en la actual Turquía. Hoy en día la ciudad sigue existiendo pero con otro nombre, Bodrum. El Mausoleo era un inmenso monumento funerario construido entre 353 y 350 a. C para albergar los restos mortales del rey Mausolo (de ahí su nombre, que se ha mantenido hasta hoy como sinónimo de monumento funerario de gran tamaño y lujo), un sátrapa del Imperio Persa. 
 
El edificio fue encargado por su esposa, Artemisia II de Caria, a los arquitectos Sátiro de Paros y Piteo y es un claro ejemplo de arte helenístico postclásico. Esta categoría le viene dada sobre todo por su tamaño, que sobresalía claramente en la ciudad: 45 metros de altura y una amplia decoración escultórica. Todo ello hizo que Antípatro de Sidón en sus viajes lo catalogase como una de las Siete Maravillas.

En el siglo VII a. C Halicarnaso era un pequeño reino independiente en la costa suroeste de Asia Menor. Cuando Mausolo llegó al poder tuvo que convertirse en vasallo del Imperio Persa y dirigió su reino como una satrapía persa más. Esto no le impidió expandir su reino a ciudades vecinas. Contrajo matrimonio con Artemisia II y juntos gobernaron la ciudad durante veinticuatro años. Mausolo admiraba la cultura y civilización griegas y las emuló durante todo su reinado.

 Situación de Halicarnaso, actual Bodrum. 

A su muerte, Artemisia II mandó construir el Mausoleo, que estaba terminado en 350 a. C. Su estructura estaba dividida en tres partes bien definidas, todas ellas en mármol: un podio de planta cuadrangular con una decoración más sobria aunque con numerosas estatuas, una doble columnata intermedia con más de cien columnas de estilo jónico y, coronando el monumento, un cuerpo piramidal en cuya cúspide se situaba una estatua de una cuadriga, en la que se encontraban las esculturas del rey y de la reina. Las estatuas representaban a hombres y caballos tallados en mármol.

Por desgracia, el mausoleo pudo ser visto en su estado original por relativamente por pocas personas. En 334 Alejandro Magno conquistó la ciudad y hubo una gran destrucción en la misma que afectó gravemente al Mausoleo, que aún así resistió la envestida y sobrevivió el paso de los siglos e incluso de terremotos que derribaron parte de la columnata y la cuadriga. Así, en 1404 solo era reconocible la base del monumento, que fue aún más dañada por otro terremoto ese año. 
Maqueta representando el Mausoleo de Halicarnaso en un parque de miniaturas en Estambul.

Sus restos fueron utilizados por los cruzados en 1522 para reparar el castillo de Bodrum y fortificarlo ante la amenaza turca. La ciudad en esa época ya había perdido el nombre de Halicarnaso y era Bodrum. Así, partes de mármol del mausoleo pueden observarse hoy en el castillo de la ciudad. Más tarde la ciudad cayó en poder turco y se mantiene bajo soberanía de Turquía hasta hoy. 
Castillo de Bodrum, fortificado con restos del Mausoleo.
 
Los sarcófagos de los reyes se perdieron entonces además del tesoro que contenía el monumento, que fue saqueado al abrirse la cripta del mismo para reutilizar sus piedras. Lo que quedaba del mausoleo pasó al olvido hasta que en el siglo XIX los arqueólogos lo desenterraron, y hoy se pueden apreciar algunos muros, una escalera y sus esquinas. Milagrosamente también encontraron estatuas y relieves del monumento, que hoy se encuentran en el Museo Británico, por lo que en el sitio original del mausoleo solo se pueden observar sus cimientos ya mencionados, junto a un museo que explica la historia de la que fue una de las Maravillas del Mundo. 
Los restos del Mausoleo, descubiertos en el siglo XIX, en la actualidad.


jueves, 6 de abril de 2017

Símbolos de banderas: la media luna y la estrella



La luna creciente y la estrella es un símbolo muy conocido internacionalmente y normalmente asociado con una religión, el Islam. Sin embargo, hay que destacar que la supuesta estrella que aparece en el símbolo no sería tal sino el planeta Venus, que es uno de los astros más brillantes en nuestros cielos. Este siempre aparece con cinco puntas. 

Su asociación al Islam vino dada porque el Imperio Otomano la incorporó a su bandera desde el siglo XVIII, aunque ya antes había sido usada por países islámicos, en concreto desde la Edad Media. Por tanto, ese uso continuado terminó por convertirla en un símbolo de toda una religión, como la cruz está asociada al Cristianismo y la estrella de David al Judaísmo. Debido a esto, varios países han decidido que tenga un papel destacado en sus banderas nacionales. Sin embargo, la posición de la luna no siempre es igual en ellas, básicamente porque las fases lunares se perciben de manera distinta según se esté en el hemisferio norte o en el sur. 

Así, en el hemisferio sur el cuarto creciente tiene la forma de C, mientras que el cuarto menguante tiene forma de D. Por el contrario, en el hemisferio norte el cuarto creciente tiene forma de D y el menguante de C. En casi todas las banderas que vamos a ver la luna muestra su característica forma de C y, salvo la de Comoras, todos los países están en el hemisferio norte, por lo que la luna estaría en cuarto menguante, con las excepciones de Mauritania, que dispone la luna en una posición intermedia, y de Turkmenistán que la muestra en forma de D y, por tanto, estaría en cuarto creciente. 

Una vez vista esta breve explicación sobre el símbolo y qué significa exactamente, vamos a ver qué banderas portan la media luna y estrella: 

ARGELIA: Está compuesta por dos mitades, la izquierda verde y la derecha blanca. En el centro se sitúa la media luna menguante junto con su estrella, ambas de color rojo. El color blanco supone pureza, mientras que el verde hace referencia al Islam. 


AZERBAIYÁN: Dispone tres franjas horizontales de igual anchura: azul la superior, roja la central y verde la inferior. En el centro de la franja roja aparece la media luna y la estrella de color blanco, en este caso con ocho puntas. El color azul hace referencia al origen turco de la población azerí, el rojo la modernización y el progreso y el verde al Islam, lo cual será una tónica en las banderas de países islámicos, tanto si aparece la media luna y estrella como si no. 

LIBIA: La nueva bandera libia (data de 2011 aunque ya existió durante su etapa como reino) cuenta con tres franjas horizontales, siendo la central de doble anchura que las otras, al igual que pasa en la bandera de España. La superior es roja, la central negra y la inferior verde. La luna y estrella se sitúan en el centro de la franja negra en color blanco. Cada franja simboliza una de las tres provincias históricas de Libia: Tripolitania, Cirenaica y Fezzan. Estos colores son además los tradicionales panárabes, y por tanto aparecen en muchas banderas de países de mayoría árabe (que no musulmana, NO son sinónimos). 

MALASIA: Tiene un diseño parecido al de la bandera de Estados Unidos aunque hace más bien referencia a la Compañía británica de las Indias Orientales. Así, cuenta con franjas horizontales del mismo tamaño de color rojo y blanco y en el cantón superior izquierdo un cuadrante de color azul. En el mismo es donde se sitúa la media luna y la estrella, esta vez de catorce puntas, como símbolo del número de Estados que forman la federación malaya. Ambas son de color amarillo como referencia a la monarquía malaya. Las franjas rojas y blancas son catorce, también como símbolo del número de Estados más la propia federación de Malasia. 

MAURITANIA: Es enteramente verde y en el centro aparece la luna en cuarto creciente aunque con las astas hacia arriba en una posición intermedia con la estrella de cinco puntas sobre ella, ambas de color dorado. Tanto el verde como el amarillo son colores asociados con el panafricanismo, pero además el verde, como ya hemos mencionado, es el color del Islam. El amarillo también puede interpretarse como una mención al desierto del Sahara, que ocupa buena parte del territorio mauritano. Esta bandera es muy posible que sea modificada pronto como propuesta del gobierno, y se le añadirían dos estrechas franjas rojas arriba y abajo como símbolo de la sangre derramada por el país. 

PAKISTÁN: Es de color verde excepto una franja vertical a la izquierda de color blanco. En el centro del espacio verde se sitúa la media luna y la estrella de cinco puntas, ambas blancas. La media luna en este caso simboliza el progreso y la estrella el conocimiento. El verde obviamente representa el Islam y el blanco es un gesto a las minorías no musulmanas del país. 

REPÚBLICA ÁRABE SAHARAUI DEMOCRÁTICA: Es la misma que la del Frente Polisario y está basada en la que usaron los árabes como reivindicación frente al Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial. Así, consiste en tres franjas horizontales de igual tamaño, la superior negra, la central blanca y la inferior verde. Están unidas por un triángulo rojo situado a la izquierda. En el centro de la franja blanca aparecen la media luna y la estrella en color rojo. Los colores simbolizan los califatos abassí (negro), omeya (blanco) y fatimí (verde), y el rojo a la dinastía Hachemí. 

TÚNEZ: Es totalmente roja salvo por un círculo blanco situado en su centro que contiene la luna y la estrella, ambas en rojo. Estas simbolizan la pertenencia en su día del actual Túnez al Imperio Otomano, al igual que el color rojo. 

TURQUÍA: Es completamente roja y en el centro, ligeramente a la izquierda, se ubican la media luna y la estrella. Es una bandera muy antigua ya que la del Imperio Otomano (predecesor de la Turquía moderna) era prácticamente igual, y este la asumió de manera informal en el siglo XVIII. Así, su significado es incierto aunque el rojo puede hacer referencia a la sangre derramada en las guerras de independencia turcas tras la Primera Guerra Mundial. 

Otras banderas con la media luna pero con más de una estrella (por lo que ya no hacen referencia solo al planeta Venus) son las siguientes:

COMORAS: Con cuatro franjas horizontales de color amarillo, blanco, rojo y azul de arriba abajo con un triángulo verde a la izquierda en cuyo interior se dispone la media luna con cuatro estrellas dispuestas verticalmente entre los dos picos de la media luna, todas ellas blancas. Tanto las cuatro estrellas como las cuatro franjas representan las islas Comoras: Mohéli (color amarillo), Mayotte (blanco, aunque esa isla sigue bajo soberanía plena francesa y es parte de la UE), Anjouan (rojo) y Gran Comora (azul). El verde simboliza al Islam, religión mayoritaria de esas islas. 

SINGAPUR: Está compuesta por dos franjas horizontales de igual tamaño, la superior roja y la inferior blanca. En la franja roja a la izquierda se ubica la media luna y cinco estrellas dispuestas formando un pentágono. Estas simbolizan los ideales del país: progreso, paz, justicia, igualdad y democracia. La media luna representa el crecimiento del país. Por tanto, no hay un significado islámico en esta ocasión y además Singapur es el único país que vamos a ver que no es de mayoría musulmana sino budista. 

TURKMENISTÁN: Tiene un fondo verde con una franja roja a la izquierda que muestra motivos representando alfombras típicas del país y abajo las ramas de olivo, símbolo de las Naciones Unidas. Además, en la parte central del fondo verde en su parte superior aparece la media luna creciente con cinco estrellas. Tanto el verde como el rojo han sido colores muy habituales en la cultura turcomana. La luna simboliza un futuro brillante y las estrellas las cinco provincias de Turkmenistán. 

UZBEKISTÁN: Consta de tres franjas horizontales, la superior azul (representando el cielo), la central blanca (justicia) y la inferior verde (hospitalidad). Separan la azul de la blanca y la blanca de la verde dos estrechas rayas rojas que simbolizan la fuerza. La luna menguante aparece en la franja superior azul a la izquierda y simboliza la reaparición del país tras la caída de la URSS, a la que perteneció hasta 1991, así como su mayoría musulmana. Además aparecen doce estrellas que representan las doce provincias del país.