viernes, 14 de abril de 2017

Símbolos de banderas: los colores paneslavos



El este de Europa es territorio eslavo. Es cierto que hay algunas excepciones, como los húngaros (únicos en su etnia y en su idioma, que ni siquiera es de origen indoeuropeo), los rumanos (latinos en origen como releva su propio nombre), los albaneses o los pueblos bálticos (los estonios tienen relación con los fineses y letones y lituanos son una rama propia); pero, en general, Europa Oriental es eslava. El núcleo de ese pueblo se situaba en los Cárpatos en la Antigüedad pero las migraciones de los pueblos germánicos hacia el oeste hicieron que los eslavos se expandiesen por todo el este y sureste europeos. Incluso hubo un grupo destacado de eslavos en la Península Ibérica, en concreto en al-Ándalus y de religión musulmana, destacando por ser uno de los muchos grupos étnicos que convivieron (difícilmente) en la sociedad andalusí. 

Así, actualmente nos encontramos con tres grupos de pueblos eslavos: primero, los eslavos occidentales, que viven entre el mar Báltico, el río Danubio y el Vístula, entre los que destacan los polacos, los checos, los eslovacos o los silesios. Segundo, los eslavos del sur, situados en los Balcanes, destacando serbios, croatas, eslovenos, bosnios, búlgaros, macedonios o montenegrinos. Como dato interesante hay que destacar que la antigua Yugoslavia significaba “tierra de los eslavos del sur”. Y, por último, los eslavos orientales, que también son el grupo más numeroso al incluir a los rusos, ucranianos, bielorrusos, etc. 
Países de mayoría eslava en Europa divididos entre eslavos occidentales, orientales y del sur.

Durante siglos estuvieron divididos (y todavía hoy lo están) pero en el siglo XIX surgió el paneslavismo, que apostaba por la unión cultural, religiosa y política de todos los pueblos eslavos. El gran enemigo del paneslavismo en sus primeros años fue el Imperio Austrohúngaro, que controlaba grandes territorios de mayoría eslava, y su gran apoyo el Imperio Ruso. Relacionada con estas tensiones estuvo la Primera Guerra Mundial, iniciada en los Balcanes ante la ocupación austrohúngara de Bosnia y los deseos expansionistas de Serbia. Una vez finalizada la guerra, surgieron varios Estados eslavos: Polonia, Checoslovaquia y, sobre todo, Yugoslavia. En la Segunda Guerra Mundial el paneslavismo también fue utilizado por la URSS para sumar apoyos en Europa Oriental. Actualmente, sin embargo, es un movimiento poco atractivo en muchos países al verlo como una excusa al imperialismo ruso. 

A pesar de esto último, los colores paneslavos sí están presentes en varias banderas de países europeos, lo que refleja la importancia que llegó a tener ese movimiento. Se trata del rojo, el azul y el blanco, inspirados en la bandera del principal país eslavo, Rusia. Todos los países que vamos a ver a continuación tienen estos colores en sus banderas a excepción de Bulgaria, que sustituyó la franja azul por una verde. 

Escudo de Moscú, posible origen de los colores paneslavos.



RUSIA: Es una bandera tricolor con tres franjas horizontales de igual anchura (blanca, azul y roja) que data del siglo XVII y se ha usado desde entonces en Rusia a excepción del periodo soviético, en el que el rojo era el color por antonomasia. La leyenda señala que los colores provienen de la bandera de Países Bajos debido a un viaje que realizó el zar Pedro el Grande a ese país, sustituyendo el naranja por el rojo. No obstante, esto es una leyenda y los colores provendrían del escudo del Principado de Moscovia, en el cual aparece San Jorge con una armadura blanca y montado en un caballo blanco, llevando una capa azul y sobre un fondo rojo. 

SERBIA: Es igualmente tricolor y con los mismos colores pero invertidos: rojo, azul y blanco. Esto se debe a que una delegación serbia acudió a pedir ayuda a Rusia contra los turcos, entonces gobernantes de Serbia. Los rusos les prometieron su ayuda y, a cambio, los serbios les pidieron permiso para usar su bandera. A partir de ahí hay dos interpretaciones: que los serbios olvidaron el orden de los colores o que los rusos no les permitieron usar su bandera y, por tanto, los serbios invirtieron los colores. A la izquierda de la misma se sitúa el escudo del país con un águila bicéfala con un escudo a su vez y una corona real sobre el conjunto. 

ESLOVAQUIA: En este caso el orden de los colores es el mismo al ruso: blanco, azul y rojo. Por ello, el uso del escudo es fundamental para distinguirla de la rusa, situado en el centro a la izquierda y que muestra un fondo rojo y, sobre él, una cruz blanca patriarcal sobre tres colinas azules. Su origen está en la primera bandera de una Eslovaquia independiente en 1939 y fue recuperada con la independencia definitiva en 1993. 

ESLOVENIA: Exactamente igual a la anterior aunque con una proporción 1:2 y con el escudo nacional en la parte superior izquierda, que representa el monte Triglav, el más alto del país, en color blanco y en fondo azul con dos líneas ondulantes que representan el mar Adriático y los ríos eslovenos, así como tres estrellas sobre el mismo de color amarillo formando un triángulo invertido. Esta bandera es muy moderna, ya que fue creada tras la independencia de Eslovenia en 1991. 

YUGOSLAVIA: Los distintos Estados que utilizaron ese nombre entre 1918 y 2006 utilizaron una bandera muy parecida, con variaciones solo en el escudo (época monárquica) o una gran estrella roja en época socialista: tres franjas horizontales con los colores azul, blanco y rojo, tomados de los colores paneslavos. Con la desaparición de Serbia y Montenegro, último país representante de la idea de Yugoslavia, dejó de existir. 
 Última bandera de Yugoslavia de 1992 a 2003 y de Serbia y Montenegro entre 2003 y 2006.

CROACIA: Es similar a la bandera yugoslava pero con los colores invertidos: rojo, blanco y azul. En el centro se sitúa el escudo de Croacia, con un blasón ajedrezado con una corona compuesta a su vez por los cinco escudos de las regiones históricas de Croacia: Zagreb, Ragusa, Dalmacia, Istria y Eslavonia. 

CHECOSLOVAQUIA Y REPÚBLICA CHECA: La bandera tanto del antiguo país checoslovaco, existente entre 1919 y 1993, y de la actual República Checa es igual: dos franjas horizontales de igual anchura, la superior blanca y la inferior roja con un triángulo azul a la izquierda coincidiendo con el asta de la bandera. Con la independencia, la República Checa decidió mantener la bandera checoslovaca. Al principio de su existencia, Checoslovaquia decidió asumir una bandera con los colores históricos checos, blanco y rojo. Sin embargo, su parecido a la bandera polaca (de hecho, serían iguales) hizo que añadieran el triángulo azul, teniendo a partir de entonces los tres colores paneslavos. 

BULGARIA: Es la única bandera paneslava con un color diferente: cambia el azul por el verde. Así, consta de tres franjas horizontales con los colores blanco, verde y rojo. El blanco representa la paz, el verde la fertilidad y el rojo el coraje del pueblo búlgaro. Las primeras banderas de Bulgaria usaban todos los colores paneslavos pero, con la independencia del país en 1878, se adoptó la bandera rusa y, para distinguirlas, se cambio el color azul por el verde como gesto al carácter agrícola de Bulgaria. Desde entonces la bandera se ha mantenido y los únicos cambios han sido el uso de diferentes escudos en la parte superior izquierda (y actualmente no se dispone el escudo del país en la bandera).  

OTROS PAÍSES ESLAVOS: Montenegro a lo largo de su historia ha utilizado también los colores paneslavos en su bandera aunque desde su independencia en 2006 los ha apartado. Polonia históricamente tampoco ha apostado por los tres colores ante su enemistad con Rusia, aunque sí tiene el rojo y el blanco en su bandera. Ucrania al independizarse en 1991 también apostó por una bandera totalmente diferente al paneslavismo. Y Macedonia, Bosnia y Herzegovina y Bielorrusia tampoco tienen los colores paneslavos en su conjunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario